Borrar
María Gámez. junto al ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska. Efe

La directora de la Guardia Civil dimite tras la imputación de su marido en plena precampaña

María Gámez se aparta para «proteger a su familia» tras la citación de su esposo por un presunto desvío de subvenciones de la Junta de Andalucía. Será sustituida por la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González. Marlaska considera su gesto un ejercicio de «pulcritud democrática»

Mateo Balín y Juan Cano

Madrid | Málaga

Miércoles, 22 de marzo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Crisis en la dirección de la Guardia Civil. La máxima responsable de la institución desde enero de 2020, María Gámez, ha presentado este miércoles su dimisión tras la citación judicial de su marido, Juan Carlos Martínez, por unas transferencias de dinero procedentes de subvenciones de la Junta de Andalucía a varias empresas durante la etapa del PSOE. Martínez está investigado por presunta prevaricación, malversación y blanqueo de capitales en una pieza separada del 'caso de los ERE'.

Gámez, gaditana de 54 años aunque vinculada laboral y políticamente a Málaga, donde fue concejal del ayuntamiento y subdelegada del Gobierno, era una persona de la máxima confianza del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien la nombró directora general de la Guardia Civil por su dilatado bagaje profesional. Fue la primera mujer en presidir este cuerpo en sus 178 años de historia.

Su sustituta será Mercedes González, actual delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, quien llevaba un tiempo en la rampa de salida para ocupar un cargo de mayor relevancia, incluso se llegó a barajar desde Ferraz como posible candidata a la presidencia de la región o a la alcaldía de la capital.

La dimisión de Gámez llega también en medio del escándalo del llamado 'caso cuarteles', que afecta a varios mandos del instituto armado por presuntas corruptelas derivadas de las obras en varios cuarteles. Sin embargo, el detonante definitivo ha sido la investigación abierta a su marido y su citación judicial en un auto del pasado 16 de marzo. Se aparta, ha declarado, para no salpicar la imagen de la Guardia Civil en un momento turbulento y para «proteger a su familia», aunque también ha influido que estemos en año electoral, comentan fuentes de su entorno.

A principios de marzo, el diario ABC publicó una información relativa a los negocios del marido de Gámez a partir de un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional. Se trata de una partida de subvenciones dudosas que habrían ido a parar desde la Junta de Andalucía a una empresa de Juan Carlos Martínez, asesor de varias consejerías en tiempos del PSOE.

El titular del Juzgado de Instrucción número seis de Sevilla , instructor de la causa de los ERE, pidió información a la Agencia Tributaria para averiguar si la mercantil del cuñado de Gámez, Bienvenido Martínez, transfirió fondos públicos a una consultora de su hermano, Job Management Liberty, para difuminar presuntamente el origen del dinero público.

Las consultoras de los hermanos Martínez, según la UEDF, habrían obtenido «importantes ingresos de sociedades que reciben al mismo tiempo abundantes ingresos de la Junta de Andalucía». Estas sociedades son Isofotón, Inversión y Gestión Corporativa y Laboratorios Farmacéuticos Rovi, que se convirtieron en los principales clientes de Job Management Liberty, cuyo administrador único es el marido de la hoy dimitida.

Ayudas millonarias a Santana Motor

Estas pesquisas forman parte de un informe de la UDEF de octubre de 2021, que a su vez se enmarcan en la causa abierta en el juzgado de Sevilla por el supuesto desvío de fondos públicos a Santana Motor, uno de los fracasos empresariales más sonados de Andalucía.

Los agentes de la UDEF buscan desenrollar la madeja de fondos públicos que el Gobierno socialista inyectó a la fábrica automovilística de Linares (Jaén), casi 137 millones de euros «dilapidados» hasta poco antes de su cierre en el año 2011. Para ello, han analizado las operaciones con terceros de las sociedades creadas por Juan Carlos, Bienvenido y Manuel Martínez (un tercer hermano que montó su propia consultora).

Job Management Liberty, dedicada a la consultoría y gestoría en general (según su objeto social), fue creada el 12 de enero de 2012. Ese mismo año facturó 128.880 euros a Rovi, otros 21.789 euros a Isofotón y 42.664 euros a la matriz de Magtel (Inversión y Gestión Corporativa).

De forma previa, la ya ex directora general ha realizado una comparecencia sin preguntas, rodeada de la cúpula del Instituto Armado. Ha dicho que se va para «proteger a su familia y a la Guardia Civil» y que lo hace por «honestidad y responsabilidad». Ha mostrado su agradecimiento al cuerpo, a la «gente que da cara a la adversidad y arriesga su vida por los demás», y ha recordado al ministro Fernando Grande-Marlaska y al presidente Pedro Sánchez.

El propio Marlaska ha comparecido esta tarde para valorar la dimisión de Gámez, quien se lo comunicó a primera hora de la mañana. Valoró su «competencia profesional» y lamentó «profundamente» su «injusta» salida: «perdemos todos», ha expresado. Ha considerado su gesto como «un ejemplo de honestidad, pulcritud y decencia democrática que debe extenderse a todos los ámbitos de la vida pública española». Además, ha destacado su legado en la Guardia Civil: la instauración «de una cultura en la que el amiguismo y el nepotismo han sido abolidos«.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios