La masificación acaba con la esencia de las zonas más turísticas