Ricardo Martí Fluxa. / R. C.

Martí Fluxa / Presidente de TEDAE

«Espero entre 2.000 y 3.000 millones más en defensa»

El que fuera alto cargo de Interior con Aznar asegura que la cumbre de Madrid marcará el futuro de la seguridad nacional

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

Ricardo Martí Fluxa (Madrid, 1950) lleva al frente de TEDAE, la patronal de la industria de defensa española, algo más de dos años. Defiende los intereses de un centenar de empresas del campo de la seguridad, aeronáutico y espacial. Un sector que genera unos 60.000 empleos, contribuye al 1% del PIB con 12.000 millones y exporta el 66% de sus productos. Expresidente de una empresa referente en el mercado de motores aéreos y secretario de Estado de Seguridad entre 1996-2000 -con el primer Gobierno de José María Aznar-, espera anuncios relevantes en la cumbre de Madrid: «De todas las crisis surgen oportunidades; esta cita marcará el futuro de la seguridad en España», confía.

-La guerra de Ucrania ha cambiado la percepción sobre la seguridad europea, también en España. ¿Qué espera de la cumbre de la OTAN?

-Asumimos que sin seguridad no hay democracia ni libertades. La cumbre debe aclarar dónde queremos estar dentro de 5, 10 y 15 años. Si queremos ser un socio fiable de la Unión Europea y de la OTAN; si queremos cumplir un papel en lo que se supone nuestro compromiso con la defensa de Europa y de nuestro país o si queremos otro tipo de cosas. Si queremos ser un país en el que la industria tenga un papel importante para nuestro desarrollo, o si preferimos centrarnos en los servicios como venimos haciendo durante muchos años y que también son importantes.

-¿Espera compromisos claros por parte del Gobierno?

-De todas las crisis surgen oportunidades. Esta nueva percepción sobre la seguridad hay que mantenerla, cultivarla y preservarla. Para ello llegar en el programa de estabilidad 2022-2025 al 2% del PIB en inversión en defensa -unos 12.000 millones más- sería un éxito. Hay que aplaudir y apoyar la iniciativa del presidente del Gobierno porque son políticas de Estado.

-¿De cuánto será el incremento y a partir de cuándo?

-Sería un aumento de la dotación en los presupuestos para 2023, porque este ejercicio ya está superado. Se trata de una cantidad de entre 2.000 y 3.000 millones adicionales en las cuentas de Defensa (más del 20%).

–Parece que el anuncio tendrá buena acogida política.

–Sí, creo que tanto en el Gobierno como en la oposición. He podido hablar con los partidos de la Comisión de Defensa del Congreso y con los sindicatos, UGT y CC OO. Todos están en la misma línea. Hace poco estuve en una conferencia de Josep Borrel (comisario europeo) y dejó claro que era necesario invertir más y mejor. Es importante alcanzar la autonomía estratégica con este gran impulso presupuestario.

–¿Cómo pueden aprovechar los fondos las empresas de TEDAE?

–La vía clara es la digitalización, el incremento de la inversión en investigación y desarrollo, la apuesta por la ciberseguridad y las políticas para reducir las emisiones de CO2 en la fase de producción y poder acceder a los fondos europeos. Si la industria de defensa deriva luego sus aplicaciones en el mundo civil el impacto será mucho mayor.

–¿Cuáles son las principales carencias formativas del sector?

–Tenemos serios problemas para contar con ingenieros de todos los perfiles y niveles: técnicos y superiores. Es importante potenciar los módulos de formación profesional y que la industria trabaje de la mano con las universidades. Respecto a la capacitación de los cientos de militares que abandonan las Fuerzas Armadas a los 45 años es básico trabajar con el ministerio y aprovechar su experiencia.

-¿Qué le falta a la industria para acercarse más a la sociedad?

-No somos capaces de transmitir las capacidades de nuestros empleados. ¿Por qué? Hay que potenciar la cultura de defensa. El orgullo de difundir, por ejemplo, que la mitad de las turbinas de los aviones civiles y militares se fabrican en Vizcaya. Es básico apostar por la transparencia.

Temas

OTAN