Mariano Rajoy, aclamado por el PP

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sido aclamado hoy por la cúpula del PP dos días después de que se hicieran efectivas las medidas para Cataluña que propuso en aplicación del artículo 155 de la Constitución y con el que ha asegurado que gana España frente a los que pretendían liquidarla.

EFE / MADRID

Rajoy ha presidido la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP que ha analizado la situación en Cataluña y en la que ha hecho balance del año transcurrido desde su segunda investidura.

Ese aniversario y su gestión de la respuesta a los independentistas ha provocado que los dirigentes del PP le recibieran con un prolongado aplauso y que en sus declaraciones a los periodistas tanto antes como después de la reunión hayan halagado la forma en la que ha actuado.

Una actitud que, según ha explicado en rueda de prensa el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo ha llevado a cabo resistiendo a las presiones de quienes pedían que lo hubiera hecho antes.

Rajoy, que ha vuelto a pedir tranquilidad ante la aplicación del 155 y ha destacado la normalidad con la que se está poniendo en práctica, ha subrayado, según fuentes asistentes a la reunión, que con las medidas anunciadas gana España porque ha demostrado que es capaz de defenderse frente a quienes pretendían liquidarla.

Ha añadido que ganan también la ley y los derechos, y que el 155 era la decisión más razonable tras ponderar todas las opciones que existían.

Ante los suyos, ha vuelto a agradecer el apoyo recibido por otros partidos políticos constitucionalistas como el PSOE y Ciudadanos, y ha ensalzado el papel del PP, que ha considerado "un valor seguro" ante momentos difíciles.

Maíllo ha defendido el momento elegido por Rajoy para activar el 155 y ha asegurado que se está aplicando con "exquisito respeto en los tiempos y en las formas, con prudencia, con mesura, pero también con firmeza y eficacia", como cree que se está demostrando hoy en el primer día laborable tras ponerse en marcha las medidas.

A su juicio, los líderes soberanistas que dirigían la Generalitat "ya son pasado, forman parte de la historia más negra de Cataluña", y ha recalcado que, tras la declaración unilateral de independencia y el "abismo" al que abocó, no queda nada.

En ese contexto, ha interpretado el viaje del expresident Carles Puigdemont a Bruselas como "un desatino" y una muestra de su "más absoluta desesperación" y de la "descomposición" del independentismo.

A la querella de la Fiscalía contra él y el resto de exmiembros de su Govern (por delitos de rebelión, sedición y malversación) se ha referido para señalar que es lo que todos los ciudadanos estaban esperando porque todo el mundo es igual ante la ley

Y ante la cita con la Justicia de quienes votaron la independencia en el Parlament, les ha instado a que digan lo que votaron y no se refugien en que lo hicieron de forma secreta porque eso es "una falta de valentía" que cree que denota que reconocen la legalidad porque es muestra de su "miedo a la Justicia".

Maíllo ha explicado que "ahora mismo no está encima de la mesa" una posible coalición entre el PPC con los socialistas catalanes y con Ciudadanos para concurrir a las elecciones del 21 de diciembre.

No ha querido tampoco aventurar posibles pactos postelectorales aunque ha señalado que "todo el mundo" conoce los planteamientos de su partido y "todas las vías están abiertas" para llegar a acuerdos, que en ningún caso serían con "quienes pretendían liquidar España".

Tras animar a todos los partidos catalanes a presentarse a estas elecciones, ha informado de que el PP va a "modular" la presencia de Rajoy en la precampaña y campaña del 21D.

El coordinador general del PP ha tenido palabras de reproche para la actitud de Podemos y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en esta crisis.

Así, cree que Colau no es que haya sido ambigua ante el independentismo, sino que ha sido "cómplice" de quienes lo han defendido, y ha augurado que Podemos pagará en las urnas su error de pretender utilizarlo contra Rajoy.

Pese a que la situación en Cataluña ha copado gran parte de la reunión del PP, al coincidir con el año de la segunda investidura de Rajoy, ha servido para hacer balance.

El presidente del Gobierno ha recalcado que sigue manteniendo como objetivos prioritarios la estabilidad, el crecimiento económico y el empleo.

Y en ese contexto ha avanzado su intención de presentar el proyecto de ley de Presupuestos generales del Estado para 2018 en las próximas semanas.

Maíllo ha explicado que la situación política en Cataluña aconsejó no hacerlo antes.

Y sobre la posibilidad de que Íñigo Urkullu quiera ahora acercarse al Gobierno, una vez frustrados los intentos de mediar con Puigdemont, ha señalado que el lehendakari "habrá sacado sus propias conclusiones" y espera que su idea sobre el expresident "se acerque más" a la que tiene el Ejecutivo.