Los obispos piden diálogo ante el referéndum catalán

27/09/2017

La Conferencia Episcopal Española (CEE) cerró filas este miércoles en torno a los obispos catalanes, a los que ha denominado «auténticos representantes de sus diócesis» y «ha pedido que se evite adoptar decisiones y actuaciones irreversibles y de graves consecuencias» ante la «grave situación que vive Cataluña».

En una declaración institucional, Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, ha apelado al «camino del diálogo, del entendimiento, del respeto a los derechos y a las instituciones, y de la no confrontación».

Blázquez ha sido el encargado de leer la declaración institucional que «de forma unánime» ha aprobado la Comisión Permanente y ha apelado al «diálogo desde la verdad» como la «verdadera solución del conflicto». Y ha ofrecido la «colaboración sincera» de los obispos en favor de una «pacífica y libre» convivencia entre todos.

Esta declaración de la CEE se produce después de que más de 300 sacerdotes y diáconos catalanes firmaran un manifiesto de apoyo a la independencia.

Posteriormente, más de 400 religiosos catalanes remitieron una carta al papa Francisco en la que le solicitaban que medie ante el Gobierno de España para que permita realizar el referéndum independentista el 1 de octubre, que ha sido suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional.

En la carta se pedía también que «se permita al Gobierno de Cataluña, legitimado por el Parlamento (catalán), a proceder con garantías a la realización de esta consulta el próximo domingo 1 de octubre».

Tras esta misiva, el embajador de España ante el Vaticano, Gerardo Bugallo, transmitió una nota verbal de protesta a la Santa Sede en nombre del Gobierno español en la que le comunicaba que este manifiesto de los sacerdotes catalanes y algunas homilías vulneraban preceptos del Código de Derecho Canónico y, sobre todo, el espíritu de los Acuerdos entre España y la Santa Sede de 1979.

Por ello, el Ejecutivo español solicitaba al Vaticano que desautorice a los sacerdotes o que se tomen las medidas pertinentes y contribuir a la sensatez y armonía en un Estado de derecho. Según fuentes diplomáticas, el Ministerio de Exteriores espera la respuesta del Vaticano a la protesta del Gobierno.

Por su parte, la Comisión Permanente de la CEE ha destacado que la situación que se vive en Cataluña se sigue con «gran preocupación en el resto de España» y demanda a las autoridades de las administraciones públicas, a los partidos, a las organizaciones y a los ciudadanos que «eviten decisiones y actuaciones irreversibles que les sitúen al margen de la practica democrática».

El análisis sobre la situación en Cataluña por parte de los obispos fue incluido a última hora en el orden del día de la Comisión Permanente, que sólo tenía previsto analizar un estudio de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida sobre la ideología de Género y su traslación a proyectos legislativos en España.

Además, la Comisión Permanente ha estudiado la situación actual del Tribunal de la Rota en España, unos asuntos de los que mañana darán cuenta en nota de prensa.