Apertura del Año Judicial

Lesmes asegura que nadie sufrirá por cumplir la ley

05/09/2017

Lesmes ha enfatizado en su discurso pronunciado ante el rey Felipe VI en el acto solemne de Apertura del Año Judicial que los jueces tienen que asegurar los derechos reconocidos en la Constitución y en las leyes.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha asegurado que "nadie sufrirá por cumplir la ley" ante el desafío independentista de la Generalitat de Cataluña, ya que los jueces tienen el deber de amparar a todos los servidores públicos de toda España y ha tildado de "inaceptable" cualquier voluntad de "ruptura o separación".

Lesmes ha enfatizado en su discurso pronunciado ante el rey Felipe VI en el acto solemne de Apertura del Año Judicial que los jueces tienen que asegurar los derechos reconocidos en la Constitución y en las leyes, "especialmente con relación a aquellos ciudadanos que puedan sentirse amenazados por el legítimo ejercicio de esos derechos".

Además, el presidente del órgano de gobierno de los jueces ha subrayado que "todos los servidores públicos, de cualquier clase que sean, encargados de hacer cumplir la Ley en cualquier parte del territorio nacional" están amparados. "Nadie sufrirá por cumplir la ley", ha recalcado.

"Las voluntades unilaterales que pretenden disponer de la Constitución y que solo contemplan como mecanismo de preservación de lo que consideran más propio la ruptura o la separación, son inaceptables y violentan la propia democracia pues ningún principio democrático puede amparar ni legitimar que una parte disponga sobre el todo", ha añadido.

Por otro lado, ha afirmado que el Poder Judicial es "único, fuerte e independiente" lo que supone una "mejor garantía de la libertad y la igualdad de los españoles" y ha recordado que la Constitución es "un conjunto de mandatos jurídicos de obligado cumplimiento".

Unidad, paz social y convivencia

En este sentido, ha señalado que el denominado "constitucionalismo democrático" es la noción idónea para preservar la "unidad, fundamentar la paz social" y asegurar la convivencia, "integrando a todos cualquiera que sea el grado de diversidad cultural, política o de creencias" en la sociedad española. "Incluso, sustentando institucionalmente a aquellos que la desprecian", ha precisado.

Lesmes asegura que nadie sufrirá por cumplir la ley

El presidente del órgano de gobierno de los jueces ha comenzado su intervención -que ha tenido lugar en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo-- haciendo un “sentido recuerdo” a las víctimas de los atentados de Cataluña y Cambrils del pasado 17 de agosto. “El dolor asola nuestros corazones y una rabia contenida turba nuestra esperanza (*) La libertad no se negocia, no está en venta. Unidad frente al miedo, firmeza institucional y solidaridad”, ha dicho.

“Matar no es cultura; sembrar el terror, el miedo, es absolutamente injustificable”, ha afirmado al recordar, además, los distintos atentados perpetrados en Londres, Bruselas, Niza, Berlín o Estocolmo. “Ninguna creencia, cultura o credo puede justificar el terror ni alumbrar apóstoles o mártires de la violencia”, ha apuntado.

Respuesta “eficaz y contundente” ante la corrupción

Lesmes ha hecho también un repaso a la corrupción que “produce desanimo social y lamentablemente corroe” a alguna institución y ha destacado que la justicia española proporcionada la “más eficaz y contundente respuesta”.

Ha apuntado que en 2016, se han concluido 112 investigaciones por delitos de corrupción pública y se procesaron o sentaron en el banquillo de los acusados a 659 personas.

Ante esto, el máximo responsable del órgano de gobierno de los jueces ha manifestado que en los últimos años la carrera judicial ha sufrido “mermas” en sus derechos y en sus retribuciones, pese a que se ha incrementado la carga de trabajo.

En esta línea, ha recordado los datos recogidos en la Memoria sobre el estado, funcionamiento y actividades de los Juzgados y Tribunales y ha indicado que en 2016 ingresaron en los órganos judiciales españoles un total de 5.813.137 asuntos, quedando resueltos 6.010.185 y en tramitación 2.234.476 asuntos. En comparación con el año anterior, los asuntos recaídos en los juzgados ha disminuido un 31,4 por ciento.