La sexta prórroga, encarrilada con el apoyo del PNV y la abstención de ERC

31/05/2020

Pedro Sánchez, que ayer no compareció ante las cámaras, tiene el camino expedito para conseguir una prórroga que sería por quince días y la última. La ministra Maroto asegura que en la segunda quincena de junio puede haber corredores seguros.

ETIQUETAS:

efe / madrid

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) votará a favor de la sexta prórroga del estado de alarma que el Gobierno planteará el próximo miércoles en el Congreso de los Diputados, según el acuerdo suscrito ayer sábado con el Ejecutivo. Por su parte, ERC acordó también ayer abstenerse, lo que abre el camino a sacar adelante la que sería la última prórroga.

En dicho acuerdo con el PNV se establece que la autoridad competente delegada para la adopción y ejecución de medidas en la tercera fase del plan de desescalada de la pandemia de covid-19 será exclusivamente del presidente de la comunidad autónoma.

Según fuentes del PNV, el acuerdo, que se alcanzó tras la reunión mantenida entre el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, incluye un punto, a petición del Grupo Vasco.

Ese punto señala que «la autoridad competente delegada para la adopción, supresión, modulación y ejecución de medidas correspondientes a la fase III del plan de desescalada será, en ejercicio de sus competencias, exclusivamente quien ostente la presidencia de la comunidad autónoma», salvo para las medidas vinculadas a la libertad de circulación que excedan el ámbito de la unidad territorial de cada autonomía. También negociaron el contenido del acuerdo, en otra reunión, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla; y los portavoces del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, y del PNV en el Congreso, Aitor Esteban.

Serán las comunidades autónomas las que puedan proponer al ministro de Sanidad, con arreglo a criterios sanitarios y epidemiológicos, la superación de la fase III de la desescalada en las diferentes provincias, islas o unidades territoriales de su comunidad y, por tanto, «su entrada en la nueva normalidad». El pacto precisa que, en el caso de Euskadi, la unidad territorial será el conjunto de la Comunidad Autónoma, y no los territorios.

Este acuerdo se suma al alcanzado también por el Gobierno con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), cuya Permanente Nacional decidió ayer tarde que los diputados de su grupo se abstengan en la votación del próximo miércoles. A cambio de la abstención de los republicanos catalanes, el Ejecutivo se ha comprometido a que ésta sea la última prolongación del estado de alarma y a que la Generalitat, así como las otras autonomías, puedan participar en la gestión del fondo de reconstrucción de la Unión Europea, que aún se está negociando.

torra, en contra. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, avisó ayer mismo de que se volverá a oponer a la prórroga del estado de alarma si no se retornan a la administración catalana las competencias ahora bajo el mando único del Gobierno central.

Torra dijo que «es evidente que el Govern reclama recursos y todas sus competencias». Y, por ello,sentenció que la Generalitat «se opondrá, naturalmente, a cualquier prórroga del estado de alarma que no retorne nuestras competencias».