Junqueras pide la absolución tras la reforma que derogó la sedición y modificó la malversación