Manuel Andrino, líder de Falange, en una imagen de archivo. / Efe

Una jueza absuelve al líder de Falange que llamó a «matar por España»

Manuel Andrino y Pedro Pablo Peña, de Alianza Nacional, hicieron esta proclama en una concentración del 12 de octubre en Barcelona en el año 2013 para acabar con el 'procés'

CRISTIAN REINO Barcelona

Sentencia polémica del juzgado penal número 8 de Barcelona. La jueza Marta Navarro ha absuelto a dos dirigentes de la extrema derecha, Manuel Andrino, líder de Falange, y Pedro Pablo Peña, de Alianza Nacional, que llamaron a matar por España durante una concentración del 12 de octubre en Barcelona en el año 2013 para acabar con el 'procés'. En concreto, durante su discurso, Peña afirmó: «Tenemos la voluntad irrenunciable como españoles de defender a la madre patria. No habrá secesión de Cataluña si no es a base de mucha sangre». «Si deciden segregar Cataluña por la fuerza, por la presión, o por la violencia, responderemos como respondieron los unionistas en Irlanda. No habrá ni un atentado más, ni una muerte más, ni un atentado contra la nación que quede sin respuesta», remató.

Andrino, condenado por el asalto a la sede de la Generalitat en Madrid, añadió: «Está en juego la misma existencia de España y eso obliga a darlo todo y a echar el resto como hicimos los falangistas en julio de 1936». «Que no lo duden, estamos dispuestos a morir pero también a matar por España, faltaría más», concluyó. Ambos ratificaron sus palabras en entrevistas posteriores en los medios de comunicación que cubrieron el acto de los ultras, que todos los años se manifiestan en Montjuïc para celebrar el 12-O. La Fiscalía pedía tres años de cárcel para cada uno de ellos, por un delito de odio con ocasión del ejercicio de Derechos Fundamentales y Libertades Públicas.

La jueza, en cambio, ha decidido absolverles, al entender que existe falta de pruebas. La magistrada incluye la totalidad de los discursos en los hechos probados de la sentencia y reconoce que los acusados realizaron sus discursos, grabados por los medios de comunicación presentes, «guiados por su animadversión y su densa hostilidad contra las personas que profesan o simpatizan las ideas independentistas así como contra personas de ideología anarquista y okupas, a los que consideran no adversarios sino enemigos, y con el fin de propagar su ideario justificando la violencia como medio de combatirlos e incitando a realizar actos violentos».

Entre la falta de pruebas, la jueza justifica que el documento que dio origen a toda la investigación era un documento falso. Se trataba de una denuncia del Ayuntamiento de Sabadell, poniendo en conocimiento de la Fiscalía un documento suscrito por dos grupos denominados Ultra Sur y La España en Marcha, en el que se llamaba a realizar actos violentos con motivo del 12-O. «Ante la falta de corroboración con elementos periféricos y otros medios de prueba, no se puede destruir la presunción de inocencia de todo acusado», justifica la jueza. «No se ha practicado prueba de cargo de los hechos objeto de acusación por la que haya quedado enervado el derecho que de la presunción de inocencia goza el acusado, por lo que sólo cabe concluir que no han sido probados», señala, a pesar de los vídeos de sus intervenciones. «Por ello, y en aplicación del principio in dubio pro reo (en caso de duda, favor del acusado), sólo procede un pronunciamiento absolutorio», señala. «Es por ello, que existiendo dudas razonables sobre la culpabilidad de los acusados, aplicando el principio in dubio pro reo, procede su absolución», remata. A su juicio, que la prueba inicial, que es el documento denunciado a la Fiscalía, fuera falso, lleva a aplicar la 'Teoría de los frutos del árbol envenenado', según el cual los efectos de una prueba ilícita se extienden a las pruebas derivadas de ella, aunque hayan sido obtenidas cumpliendo los requisitos legales.

El acto del 12-O de 2013 fue organizado en Barcelona por la plataforma 'La España en Marcha», integrada por las formaciones políticas: Democracia Nacional, Falange Española y Alianza Nacional, así como por las asociaciones Nudo Patriota Español y Acción Juvenil Española y Movimiento Católico Español. Asistieron unas 500 personas, algunas de ellas se desplazaron expresamente de Madrid, según recoge la sentencia. Durante la marcha, señala el fallo, los manifestantes profirieron gritos y cánticos, como «Ilegalizar, el partido de Artur Mas», «Artur Mas, hijo de puta», «Artur Más, cámara de gas'
«nos vamos a cagar en la puta de Artur Mas», «separatistas, terroristas « o «esta es nuestra tierra y hay que defenderIa». «El Parlamento del Cataluña ha aprobado una llamada declaración de independencia y los poderes del Estado no han tomado ninguna medida de fuerza y sin complejos. Yo os digo lo que habría que haber hecho. Al día siguiente, la Guardia Civil tendría que haber ido al domicilio de la presidenta del Parlamento catalán y después de haberla detenido, debía de haberle obligado a que se comiera hoja por hoja esa declaración de independencia, para que con un poco de suerte se hubiera asfixiado». Así concluyó su discurso Andrino.