Juan Carlos I llega a La Zarzuela para reunirse con su hijo Felipe VI