Los Reyes este lunes en el Palacio Real durante la recepción al cuerpo diplomático. / EFE

El Rey emplaza a Marruecos a «caminar juntos» para «materializar» la nueva relación bilateral

Felipe VI recibe a los embajadores extranjeros en España con la ausencia de la representante de Rabat

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El Rey ha defendido este lunes la necesidad de que España y Marruecos dejen atrás la crisis diplomática por la acogida en Logroño del líder del Frente Polisario y empiecen a «caminar juntos» con el fin de «materializar» la nueva relación bilateral en la que dicen trabajar ambos gobiernos.

Felipe VI ha aprovechado su discurso durante la recepción del cuerpo diplomático en el Palacio Real para enviar este mensaje a Rabat, cuya embajadora Karima Benyaich,fue llamada a consultas el pasado 18 de mayo. «Con Marruecos, nuestros respectivos gobiernos han acordado redefinir conjuntamente una relación para elsiglo XXI, sobre pilares más fuertes y sólidos. Ahora, ambas naciones debemos caminar juntas paraempezar a materializar ya esta nueva relación», ha subrayado el monarca en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El Rey ha llamado a «encontrar soluciones» a los problemas que preocupan a ambos países, tras destacar que la relación con el Magreb reviste un carácter estratégico para España. «Nuestra cercanía y la intensidad de los múltiples vínculos configura una relación de clara interdependencia. Por ello, nuestro país -ha destacado- seguirá haciendo todos los esfuerzos necesarios para la creación y consolidación de un espacio común de paz, estabilidad y prosperidad».

Recepción en el Palacio Real. / EFE

La embajadora marroquí regresó a Rabat debido a la crisis diplomática provocada por la acogida en España de Brahim Ghali para ser ingresado en secreto en un hospital de Logroño con el visto bueno del Ejecutivo y de la entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya. Y que provocó una avalancha migratoria en Ceuta.

Benyaich había advertido que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias, «y se tienen que asumir», en velada referencia a la decisión de España de prestar atención médica al líder del Frente Polisario. Poco después, el reino de Mohammed VI retiraba a su presentante en Madrid.