Investigación abierta por el suceso mortal en el festival de Cullera

ATLAS ESPAÑA

3h30 de la madrugada del viernes al sábado. Un inesperado reventón térmico sacude durante unos minutos el festival Medusa, en Cullera (Valencia). Vientos de hasta 90 kilómetros por hora bajo un calor abrasador, con objetos, algunos metálicos, que vuelan e impactan entre los asistentes. Todo mientras la música sigue sonando, incluso cuando ya se está atendiendo a jóvenes golpeados. Con una evacuación que la Guardia Civil que mantiene que fue satisfactoria, ya que pudieron salir sin grandes problemas 50.000 personas del recinto en unos 40 minutos. Sin embargo, algunos de los presentes difunden escenas de cierto caos en ese desalojo masivo. Con un grupo de jóvenes que suman sus fuerzas para sostener una de las estructuras a merced del temporal, que también puso a prueba otras instalaciones, algunas derribadas. Para el ayuntamiento el evento había pasado las inspecciones pertinentes. La investigación está abierta en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Sueca (Valencia), mientras algunos jóvenes muestran sus dudas. En un vídeo, grabado seis horas antes del suceso mortal que deja otros cinco heridos, una de ellas una joven de 19 años con fractura en la columna, se preguntan si el festival estaba bien montado porque, con menos viento, se desprende una parte del decorado principal. De momento, eso sí, no hay constancia oficial de denuncias. Tampoco, más allá de la devolución del dinero, entre el centenar de jóvenes que sigue en el pabellón municipal de Cullera a la espera de volver a casa.