Los incendios de verano dejan sin alimento a ciervos y corzos