El incendio de Bejís sigue descontrolado