La huella de España en los Estados Unidos de América

ATLAS ESPAÑA

Ya lo dijo Joe Biden, el presidente de EE.UU, esta semana frente a Felipe VI en la cumbre de la OTAN: "Algunos dicen que no seriamos independientes sin vuestro apoyo". Este lunes tendrá oportunidad de recordarlo en su celebración más importante: el 4 de julio cuando se independizó de Inglaterra en 1776 en una guerra que concluyó en 1781. Quizá Biden al ver los fuegos artificiales este lunes piense que parte de ellos va por nuestros antepasados que allí construyeron su historia. No sería el primero también lo hizo J.F. Kennedy en Octubre de 1961 en la Casa Blanca con motivo del " interamerican archival seminar" al decir: "Siempre he pensado que una de las grandes omisiones de los americanos en lo que a su pasado se refiere ha sido el desconocimiento de la influencia, exploración y desarrollo españoles a lo largo del S.XVI en el sudeste de los EEUU que constituye una historia formidable". No sólo demócratas también presidentes republicanos como Ronald Reagan aseguró que los estadounidenses tendrían que sentirse orgullosos por la herencia hispánica. El caso es que la aportación española a la independencia estadounidense y a su pasado es bastante desconocida, como nos señala la historiadora estadounidense Carrie Gibson en su ensayo "El Norte. La epopeya olvidada de la Norteamérica hispana" (Ed. Edaf) y con la que coincide Eva García con doble nacionalidad y fundadora de "The Spanish Legacy" (www.thespanishlegacy.com) una asociación cuyo objetivo es dar conocer la huella española en Estados Unidos. Pese a esa ignorancia el apoyo a la independencia es patente en monumentos españoles como el de la catedral de Málaga en la que la torre derecha está a medio construir porque el dinero para la obra se envió para la revolución americana. Pero además de enviar dinero y material, también se enviaron tropas. Entre ellos destacó el general Bernardo de Gálvez cuyo retrato cuelga en el Capitolio. Pero la huella española va muchos atrás de la revolución, cuando tres cuartas partes de lo que hoy es su territorio, sin contar Alaska, estaban bajo soberanía española. Si bien, al ser un vastísimo territorio este poder era más conceptual que práctico. En cualquier caso, fue el suficiente para dejar multitud de marcas como las denominaciones de lugares o escudos de ciudades que llevan partes españolas como el de Los Ángeles con el castillo y el león del escudo de la corona española. Incluso, la primera moneda legal fue el "Real de a 8" apodado el "spanish dollar" de donde salió el símbolo del dólar actual $. Los detalles se hacen innumerables: ¿la primera mujer en salir en un sello de correos de Estados Unidos? Isabel La católica. Historias tan formidables como la del "Fuerte Mosé" en La Florida española. Fue el primer asentamiento libre de esclavos en territorio que luego sería Estados Unidos. En Fuerte Mosé se refugiaban los esclavos negros que se escapaban de las colonias inglesas. Algunos de esos esclavos negros como Francisco Menéndez llegó a ser capitán de tropas españolas y se hizo corsario atacando barcos ingleses. Investigadoras como Darcie MacMahon del Museo de Ciencias Naturales de Florida o Kathleen Deagan señalan que son historias apenas conocidas en una declaración recogida por "The Florida Historical Society" que además hace recreaciones de unos hechos históricos que como dice Deagan: "si las ves en una película creerías que se lo han inventado". -Redacción-