Huelgas aéreas: el triste y poco utilizado consuelo de la reclamación

ATLAS ESPAÑA

El movimiento de viajeros sigue siendo abundante en los aeropuertos. Este domingo siguen además las complicaciones para los pasajeros de la compañía EasyJet, que mantiene unos paros que han vuelto a provocar algunas cancelaciones y retrasos. Querer y no poder. Volar. Es la tortura con la que muchos estrenan las vacaciones. El legítimo derecho a la huelga tiene su 'cara b'. La de aquellos que justo cuando más ilusión tienen por salir de viaje se ven amenazados o afectados por las consecuencias de un nuevo conflicto en el sector. Ryanair opera este domingo con normalidad, tras una primera tanda de paros. El sábado convocó otros doce. Easyjet completa el primero de sus tres fines de semana de protestas previstas en julio. Reclamar ¡ya! no resuelve. Pero puede ser un alivio. Así que recordamos: ¿A que obliga la ley a las compañias? Primero, "a una compensación económica. que puede ser de 250, 400 o 600 euros, dependiendo distancia del vuelo", informa Rubén Sánchez, de la organización de consumidores Facua. "Luego, por supuesto, a que nos reubiquen o devuelvan el dinero". Y hay un tercer elemento, que es la "reparación de los perjuicios económicos que hayamos sufrido, añade el experto. Estos últimos "perjuicios" comprenden la entrada de ese espectaculo al que no llegas por una cancelación o un retraso, la noche de hotel, la pérdida de una conexión... ¡Fundamental! guardar factura de todo de lo que se pretenda el reembolso. Y, obviamente, reclamar. Pese a lo que se pueda pensar escuchando los airados testimonios de los afectados estos días en los aeropuertos, muy pocos lo hacen.