La Guardia Civil ha perdido la décima parte de su plantilla en Cataluña esta legislatura

Interior admite que tiene un déficit de 1.329 agentes del Estado en la comunidad, al tiempo que autoriza la incorporación de 3.739 nuevos mossos

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

La diáspora de la Guardia Civil de Cataluña que comenzó con el 'procés' en otoño de 2017 no solo no se ha frenado en los últimos años sino que se ha intensificado. La sangría de agentes, según los propios datos del Ministerio del Interior, ha continuado particularmente desde que comenzó la actual legislatura. Hasta el punto de que la plantilla del instituto armado se ha visto reducida en una décima parte desde principios de 2019 en esa comunidad, al tiempo que se multiplicaban las denuncias de los uniformados por el acoso a los guardias y a sus familias.

La envergadura del problema de Interior en los dos últimos años para acercarse siquiera a cubrir las plantillas mínimas, no solo de la Guardia Civil sino también de la Policía Nacional, viene reflejada en una extensa respuesta del Gobierno a Montserrat Bassa. La diputada de Esquerra Republicana se había interesado por la presencia, evolución de la plantilla, funciones e inmuebles de las fuerzas de seguridad del Estado en la comunidad autónoma.

El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska admite que entre el 31 de diciembre y el pasado 30 de septiembre los «efectivos disponibles» de la Guardia Civil en Cataluña han pasado de 3.508 a 3.188. Una caída en menos de dos años de un 9,2% y ello a pesar de que el «catálogo» de «personal activo» del cuerpo en la autonomía (los agentes que realmente harían falta) casi no se ha reducido porque las funciones siguen siendo idénticas (de 4.013 funcionarios en 2019 a 3.992 hace ocho meses).

Déficit de las fuerzas de Seguridad del Estado en Cataluña

Respecto al catálogo de puestos de trabajo (a septiembre de 2021)

En %

0%

32,5%

Guardia Civil

Girona

30,2%

423/606

Lleida

32,5%

357/529

Barcelona

17,2%

1.829/2.208

Tarragona

10,8%

579/649

Total

20,1%

3.188/3.992

Policía Nacional

Girona

13,4%

354/409

Lleida

18,7%

170/209

Barcelona

13,4%

2.593/2.993

Tarragona

8,3%

341/372

Total

13,2%

3.458/3.983

GRÁFICO S.I.B.

Fuente: Gobierno de España

Déficit de las fuerzas de Seguridad del Estado en Cataluña

Respecto al catálogo de puestos de trabajo (a septiembre de 2021)

En %

0%

32,5%

Guardia Civil

Policía Nacional

Girona

13,4%

354/409

Girona

30,2%

423/606

Lleida

32,5%

357/529

Lleida

18,7%

170/209

Barcelona

17,2%

1.829/2.208

Barcelona

13,4%

2.593/2.993

Tarragona

10,8%

579/649

Tarragona

8,3%

341/372

Total

20,1%

3.188/3.992

Total

13,2%

3.458/3.983

GRÁFICO S.I.B.

Fuente: Gobierno de España

Solo en lo que se refiere a la Guardia Civil, el Ministerio del Interior reconoce que a finales de 2021 tenía un déficit de 804 agentes sobre el «catálogo» necesario para cubrir sus funciones. O lo que es lo mismo, en la actualidad el 20% de los puestos del instituto armado en Cataluña está vacante. Y ello sin contar con que muchos de los huecos en la actualidad se está cubriendo con «alumnos en prácticas» (118).

El descenso de plantilla del instituto armado durante esta legislatura ha sido generalizado en las cuatro provincias catalanas, pero proporcionalmente ha sido mucho más fuerte en Girona y Lleida, donde la presión del separatismo es mayor, que en Barcelona y Tarragona. En Girona el número de funcionarios ha bajado de 549 a 423, una caída del 23%; mientras que en Lleida los guardias civiles en activo han pasado de 433 a 357, un descenso del 18%.

Menos dramática

La situación no es tan dramática entre la Policía Nacional, que parece aguantar algo mejor la presión independentista, sobre todo porque el 75% de sus efectivos están desplegados en el área metropolitana de Barcelona, donde se 'difumina' la presión del secesionismo. Los «efectivos disponibles» del Cuerpo tienden a mantenerse estables: de 3.452 funcionarios a finales de 2019 a 3.458 agentes a finales de septiembre de 2021.

No existe una fuga de agentes 'azules', pero el problema de la Policía Nacional -revela el documento del Gobierno remitido al Parlamento- es el mismo que el de la Guardia Civil: Interior no consigue ni acercarse a cubrir el «catálogo» de puesto de trabajo. Según el departamento que dirige Grande-Marlaska, ahora tendrían que encontrarse desplegados en Cataluña 3.983 policías nacionales y solo están los ya referidos 3.458. O lo que es lo mismo, un déficit de plantilla del 12% o de 525 agentes del CNP.

Al final, Interior admite que tiene en Cataluña un 'agujero' de 1.329 entre policías nacionales y guardias civiles. Dos semanas antes de la remisión de estos datos al Parlamento sobre la falta de agentes de las fuerzas de seguridad del Estado, el ministro del Interior dio su visto bueno a ampliar en un 20% la plantilla de los Mossos d'Esquadra en la Junta de Seguridad celebrada con la Generalitat el pasado noviembre. El pacto con el Ejecutivo de Pere Aragonès fue que en las próximas promociones se incorporarán 3.739 agentes hasta que el cuerpo autonómico alcance los 22.006 efectivos.

Fernando Grande-Marlaska se ha comprometido ante las asociaciones profesionales de la Guardia Civil a declarar este 2022 a Cataluña y al Campo de Gibraltar como «Zonas de Especial Singularidad» para poder incentivar, sobre todo económicamente, que los agentes del instituto armado elijan como destinos estos dos territorios que en la actualidad son los más orillados por los agentes.