Un grupo de jóvenes tuvieron que viajar a 40 grados en un autobús sin aire acondicionado