El gobierno valenciano reconoce que pudo haber fallo en la comunicación en el tren atrapado en el incendio de Bejís