El Gobierno confía en convencer a Unidas Podemos de que hay que elevar el gasto en Defensa

ATLAS ESPAÑA

Satisfecho con los objetivos conseguidos y con el éxito internacional de la cumbre, ahora a Sánchez le toca gestionar en casa los compromisos adquiridos. Aumentar de cuatro a seis los destructores norteamericanos en Rota y elevar el presupuesto de defensa hasta el 2% del PIB en 2029, son decisiones que tiene que consensuar en el Congreso y en su propio Consejo de Ministros. "La negociación siempre es compleja, no sólo con los socios de gobierno, sino con todos los grupos políticos que tienen que apoyar un presupuesto", reconoce María Jesús Montero. Difícil en el propio Gobierno con Unidas Podemos que, de momento, se muestra reticente. Aunque ya hay un ministro de Podemos, Joan Subirats, de Universidades, que sí ve justificado un aumento del gasto militar por la situación mundial. Más sencillo parece el apoyo del PP, aunque demandan más información. Sánchez, obligado a mirar a derecha e izquierda para cumplir su objetivo para que sea un acuerdo de país.