Inmigrantes yacen inertes junto al vallado de Melilla el pasado viernes. / R.C

La Fiscalía española abre una investigación sobre la tragedia de la valla de Melilla

La ONU reclama a Rabat y Madrid que aclaren las circunstancias de las muertes de los al menos 23 inmigrantes en el Barrio Chino de Nador

MELCHOR SÁIZ-PARDO | CRISTIAN REINO

La Fiscalía va a investigar la tragedia de la valla del Melilla del pasado viernes en la que, al menos, 23 inmigrantes perdieron la vida. Según informó este martes el Ministerio Público, ha sido la propia fiscal general del Estado, Dolores Delgado, la que en persona ha firmado un decreto encomendando a Beatriz Sánchez, la fiscal de Sala Coordinadora de Extranjería, la «averiguación de las circunstancias de los hechos ocurridos el pasado 25 de junio en la frontera de Melilla».

La decisión de la fiscal general del Estado de abrir una investigación a pesar de que las muertes se produjeron en suelo marroquí se fundamenta –según explicó el Ministerio Público en una nota- en «la trascendencia y gravedad de los hechos acaecidos, que pudieran afectar a los derechos humanos y los derechos fundamentales de las personas». Fuentes fiscales precisaron que el Ministerio Público español es competente para intentar aclarar estos hechos, en la medida de que la tragedia de Nador se produjo en un asalto a las fronteras nacionales.

La propia Beatriz Sánchez había elevado la mañana de este martes a Delgado una petición oficial para poder investigar lo ocurrido la mañana del viernes en el paso fronterizo de Barrio Chino de Nador.

La orden de Delgado de abrir una investigación para aclarar las responsabilidades de la tragedia –en la que las ONG insisten en que fallecieron 37 subsharianos y no 23 como reconocen las autoridades de Rabat- tiene lugar después de que Marruecos haya descartado abrir una investigación rigurosa sobre las muertes y se haya apresurado a sepultar a los 'sin papeles', sin identificarles previamente y sin practicarles la autopsia. El Gobierno español también, hasta el momento, se ha negado a abrir una investigación para aclarar los extremos de la tragedia. Es más, tampoco ha pedio al Ejecutivo de Rabat que indague sobre lo ocurrido.

La intención de la Fiscalía es centrar las pesquisas en tratar de aclarar si los inmigrantes murieron por las avalanchas y caídas durante el violento asalto o, si como denuncias las organizaciones de defensa de los derechos humanos, muchos de ellos fallecieron por la falta de atención médica tras agonizar durante horas o a consecuencia de los golpes de las fuerzas de seguridad del país vecino.

En cualquier caso, en el Ministerio Público español son conscientes de que la investigación que ahora se abre tiene muchas posibilidades de no llegar muy lejos. Responsables de la Fiscalía dicen ser conscientes de que es «muy improbable» que las autoridades de Rabat permitan sobre el terreno realizar las pesquisas pertinentes.

«Profundamente preocupados»

Entre tanto, los socios del Gobierno siguieron este martes su ofensiva para que Pedro Sánchez rectifique sus declaraciones y su posición sobre las muertes de los migrantes, al tiempo que le exigieron de nuevo abrir una investigación. Esta petición cuenta con el respaldo del comité de Naciones Unidas para la Protección de los Trabajadores Migrantes y sus Familias, que este martes instó a los gobiernos de España y Marruecos a abrir «inmediatamente» una investigación «exhaustiva, independiente y transparente». «Estamos profundamente preocupados por la muerte de al menos 23 migrantes africanos y por las lesiones de al menos otros 76 cuando intentaban cruzar de Marruecos a España el 24 de junio», señaló la alta comisionada por los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet. «Hacemos un llamamiento a los dos países para garantizar que se lleve a cabo una investigación efectiva e independiente como primer paso para establecer las circunstancias de las muertes y de las lesiones, las posibles responsabilidades y garantizar la rendición de cuentas, según corresponda», demandó.

El Gobierno, mientras, a través del ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, defendió la necesidad de esclarecer lo ocurrido antes de «atribuir responsabilidades». «Tanto Marruecos como España estamos demostrando que queremos esclarecer lo ocurrido», apuntó. Por ello, pidió esperar a que «tengamos claros los hechos».

Belarra reclama a Marlaska y Albares una investigación

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha trasladado a sus homólogos de Interior y Exteriores, Fernando Grande-Marlaska y José Manuel Albares respectivamente, la necesidad de desplegar una investigación independiente por la muerte de migrantes en la valla fronteriza de Melilla.

Para ello. Belarra ha remitido a ambos una carta, adelantada por Antena 3 y cuyo contenido confirmó Europa Press, donde aboga por desplegar transparencia en este asunto y pide también que se custodien las grabaciones de las videocámaras en la frontera y las comunicaciones mantenidas, con vistas a poder esclarecer lo ocurrido el pasado viernes.

La titular de Derechos Sociales ya contactó telefónicamente con ambos ministros para expresarles que, tras las imágenes difundidas y la denuncias de las ONGs, lo conveniente era investigar esas muertes, como también ha demandado Unidas Podemos en el Congreso mediante una proposición no de ley.