El exorbitado precio de la luz también afecta a los pacientes

Francisco está, literalmente, enchufado a la vida. 12 horas al día las pasa conectado a su máquina de hemodiálisis y otras 10, a su máscara de apnea para poder dormir. Él es, un electro dependienteDeclaraciones de Francisco Márquez, paciente diálisis.Y como tal sufre la subida de la tarifa de la luz, el último mes casi 200 euros, un gasto que no puede evitar. Lo mismo les ocurre a Toñi y a su marido ramón. Ellos necesitan una silla eléctrica para poder desplazarse, pero no pueden cargarlas a cualquier horaDeclaraciones de Ramón López, paciente silla eléctrica.Pero si no hay batería suficiente, Toñi tiene que salir sola y ramón quedarse en casa.Declaraciones de Toñi Colomo, paciente silla eléctrica: "esta silla son nuestros pies, yo no puedo desplazarme sin ella y la luz nos ha subido de 40 a 50 euros"Es la dura realidad de miles de personas que son electro dependientes que, a los achaques de su salud, se unen ahora los económicos, en esta asociación les ayudan a tramitar un bono social que les permita pagar esas facturas. Y la demanda no cesa, en lo que va de año las peticiones se han incrementado tanto como el precio de la electricidad, ellos se sienten ahora, todavía más vulnerables.

ATLAS ESPAÑA