España sufre el mes de julio con las temperaturas más altas desde 1961