Paso fronterizo de Ceuta aún cerrado este lunes. / EFE

España y Marruecos reabren sus fronteras tras dos años de cerrojazo

Los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla han permanecido cerrados dos años, primero por la pandemia y después por la crisis diplomática que sólo se solventó con el reconocimiento de Madrid de la solución de autonomía para el Sáhara Occidental

ANDER AZPIROZ

. Las fronteras entre España y Marruecos se reabrirá esta medianoche tras dos años de cerrojazo. Se pone fin, al menos temporalmente, a una negociación que ha involucrado a los más altos niveles de ambos estados y que se ha visto acompañada de un grave perjuicio económico, tanto para las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla como para las poblaciones magrebíes limítrofes al territorio español.

Esta reapertura de fronteras llega tras una profunda crisis diplomática, la más grave desde la ocupación del islote de Perejil con José María Aznar en 2002 en la Moncloa. En 2021, el detonante fue la entrada en territorio español del líder del Frente Polisario, el movimiento que sostiene la lucha armada por la independencia saharaui. Brahim Gali fue atendido en 2021, quizá ilegalmente según investigan los tribunales españoles, en un hospital de Logroño por una infección de coronavirus que se sumó al cáncer que padece.

El malestar marroquí y la posterior respuesta de Mohamed VI causó una crisis migratoria sin precedentes. Su mayor impacto fue la apertura sin control alguno de la frontera de El Tarajal hace justo un año, un mismo 17 de mayo que en 2022 apunta a valor simbólico para sellar la paz. Hace doce meses 10.000 personas llegaron en unas pocas horas a la playa ceutí , una situación crítica que obligó a desplegar fuerzas del Ejército y desencadenó una respuesta de la UE. Desde Bruselas se recordó que las fronteras de las ciudades autónomas son las de Europa. La imagen de un bebé rescatado en el mar causó también bochorno en Rabat.

1. Brahim Gali, en un hospital argelino tras ser tratado de urgencia en España en abril de 2021. | 2. Un miembro de los servicios de rescate españoles saca a un bebé del agua durante la entrada masiva a Ceuta el 17 de mayo de 2021. | 3. Mohamed VI recibe a Pedro Sánchez el pasado 20 de marzo. / Agencias

El último capítulo de esta crisis ha sido la revelación de las 'escuchas Pegasus'. Todo apunta a que, en medio de la avalancha migratoria auspiciada por Rabat, los servicios secretos de Mohamed VI utilizaron la tecnología de espionaje israelí para 'pinchar' los teléfonos del presidente del Gobierno y los ministros de Defensa e Interior, al menos. Madrid, de momento, pasa de puntillas sobre estas sospechas pese a las evidencias.

Una año después de El Tarajal, la necesidad de ambos países para entenderse ha apaciguado el conflicto. Pero no sin un precio para ambos. El Gobierno de Sánchez cede al reconocer que la propuesta autonomista de Marruecos para el Sáhara Occidental es la más conveniente para acabar con una guerra de ya cuatro décadas. El presidente español dio el paso a sabiendas de desairar a Argelia, gran valedor del Polisario y uno de los principales suministradores de gas a la península ibérica. El gas, ya ha anunciado Argel, seguirá llegando. Eso sí, a un precio más caro. Marruecos, por su parte, ha rebajado su histórica reivindicación sobre Ceuta y Melilla.

Apertura gradual

Las fronteras terrestres se abren solo en parte. Los trabajadores que día a día cruzan la frontera deberán esperar aún al 31 de mayo, una prueba más de la desconfianza entre Madrid Y Rabat. Sea como fuere, el impacto económico de unas buenas relaciones resulta vital a ambos lados de la barrera. Según los últimos datos del Ministerio de Exteriores, desde hace varios años España es el primer proveedor y el primer cliente de. Y, a su vez, Marruecos es el primer socio comercial de España en África. En 2020, el 47,3% de las exportaciones españolas a África tuvieron como destino el país vecino. A nivel local, el flujo de mercancías y trabajadores desde el país vecino suponen una fuente de ingresos sustancial, aunque en ocasiones se produzca en base al contrabando. Y a todo ello se suma, principalmente, el que Marruecos sea un socio principal para España la UE en el control de la inmigración. Tanto el presidente de Ceuta, Juan José Vivas (PP), como el de Melilla, Eduardo de Castro (Ciudadanos), aplauden la reapertura de fronteras. Eso sí, reclaman a Rabat que cumpla sus acuerdos.Tanto el presidente de Ceuta, Juan José Vivas (PP), como el de Melilla, Eduardo de Castro (Ciudadanos), aplauden la reapertura de las fronteras. Eso sí, reclaman a Rabat que cumpla sus acuerdos.