España aumenta su despliegue militar con la OTAN para disuadir a Rusia

ATLAS ESPAÑA

Los doscientos tripulantes de la fragata Bñas de Lezo se preparan para una travesía que puede ser tensa. La OTAN quiere a todas sus unidades navales alistadas ya por si acaso. "Están en condiciones para hacer frente a los condicionantes operativos y a cualquier circunstancia que se presente", ha afirmado el comandante de la 31 Escuadrilla de Superficie en Ferrol. La expedición les llevará hasta el Mar Negro, en plena zona caliente. Es el mismo destino de otra agrupación de cazaminas de la OTAN que lidera otro buque español. Son operaciones ordinarias que cobran ahora una especial trascendencia porque estas unidades serían las primeras en reaccionar a una crisis. Pero hay más. Hace unos meses dos eurofighter españoles con base en Lituania despegaron en alerta para interceptar un avión ruso sobre aguas del Báltico en plena visita del presidente Sánchez. Ahora España volverá a hacer esta misión de policía aérea desde Lituania en primavera y Defensa acaba de ofrecer a la OTAN el envío de otros cazas a Bulgaria para reforzar el espacio aéreo del mar Negro frente a estas incursiones. Pero nuestra mayor presencia está en Letonia. Desde hace cuatro años 350 militares con carros de combate están integrados en un batallón de la OTAN para disuadir a Rusia de una invasión.