El rey emérito llega a España tras casi dos años en Abu Dabi