El juez ordena que se guarden las cintas de Ábalos y la vicepresidenta venezolana

19/02/2020

El juez de guardia ordenó este martes a Aena que no destruya las grabaciones de la reunión entre el ministro José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, la madrugada del pasado 20 de enero en el aeropuerto de Barajas. De acuerdo a la ley de protección de datos, las cintas pueden ser destruidas al mes de haber sido grabadas en el circuito cerrado de vigilancia. Ese plazo vence este jueves.

El juzgado de instrucción número 7 de Madrid, en funciones de guardia, recibió este martes una petición del PP en ese sentido y su respuesta fue favorable porque de acuerdo al escrito «se desprenden indicios racionales de hecho delictivo».

Aena evitó este martes aclarar si conservaba las grabaciones porque afectan al derecho de protección de datos de carácter personal. La empresa, sin embargo, tendrá que entregar ahora las imágenes en el juzgado. El juez avisó en su escrito de que si no se acataba su orden Aena incurriría en un delito de desobediencia a la autoridad judicial.

El líder de los populares, Pablo Casado, había explicado unas horas antes que se habían dirigido al juzgado de guardia «para pedir el amparo porque lo que está pasando en relación con Venezuela es algo vergonzoso para España». El PP entiende que el ministro de Transportes pudo haber cometido un delito de prevaricación omisiva y otro de desobediencia por no haber procedido a la detención o a la expulsión de la vicepresidenta, que tiene prohibido pisar suelo comunitario por las sanciones de la UE ante la vulneración los derechos humanos en su país.

También Vox y Ciudadanos

Pero no solo el PP, también Vox y Ciudadanos mantienen la presión sobre el Gobierno. A la ofensiva iniciada en el Congreso, donde han registrado numerosas preguntas e iniciativas para que se esclarezca qué pasó realmente en Barajas, se ha sumado ahora la vía judicial.

Vox y Ciudadanos pidieron asimismo medidas cautelares para que no se destruyan las grabaciones de las cámaras de seguridad del aeropuerto antes de que expire este jueves el plazo para su conservación. La formación de Santiago Abascal presentó una querella por prevaricación contra el ministro ante el Tribunal Supremo mientras que los liberales recurrieron a la Fiscalía para denunciar los hechos y pedir que se abran diligencias cuanto antes.

El Gobierno restó importancia a la ofensiva de la oposición. La ministra portavoz defendió que el tema «no da más de sí» después de haber tenido «un recorrido irracional». María Jesús Montero volvió a defender la gestión de su compañero porque actuó con «generosidad» para evitar un «conflicto diplomático».

No fue el único apoyo que tuvo este martes Ábalos. El Congreso respaldó su continuidad al frente de la cartera tras tumbar una moción de reprobación presentada por los populares.