Se duplica el número de mayores de 50 años que quieren opositar