Momento de la detención de uno de los yihadistas. / POLICIA NACIONAL

Detenidos dos yihadistas retornados de Siria

Uno ha sido capturado en Mataró y el otro en Austria a petición de la Audiencia Nacional

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Nuevo golpe de los servicios antiterroristas de la Policía Nacional a las redes de combatientes extranjeros yihadistas (FTF, foreign terrorist fighters). La investigación de la Comisaría General de Información ha permitido capturar en la localidad barcelonesa de Mataró y en Austria (gracias a una Orden de Detención Europea (OEDE) emitida por la Audiencia Nacional) a dos terroristas retornados, que tenían formación militar y experiencia en combate en Siria, y habían entrado clandestinamente juntos en Europa a través de la denominada ruta de los Balcanes.

La investigación comenzó a principio de año cuando los agentes supieron de la intención de regresar a Europa de dos marroquíes con lazos en España. Uno de ellos, hasta que en 2014 se marchó a Oriente Medio a hacer la yihad, había residido en la península, mientras que el otro, aunque nunca había vivido en España, sí que tiene a gran parte de su familia residiendo en territorio nacional desde hace siete años.

Según el Ministerio del Interior, los dos detenidos durante años estuvieron encuadrados en «grupos afines a Al Qaeda» y «recibieron entrenamiento militar para adquirir experiencia en combate». No obstante, con la pérdida de control de territorio en Siria e Irak, ambos se desplazaron a Turquía donde han estado viviendo en los últimos meses a la espera de poder cruzar clandestinamente a Europa.

Hace dos meses

Los dos presuntos yihadistas consiguieron entrar en Europa hace dos meses utilizando la denominada ruta de los Balcanes, que les hizo recorrer Turquía, Bulgaria, Serbia, Hungría y Austria. En este último país, uno de ellos fue detenido gracias a los datos de la Policía Nacional. El segundo continuó su recorrido hasta llegar a España donde se refugió en un domicilio en Mataró. Allí fue capturado por agentes especializados en la lucha antiterrorista y, tras su puesta a disposición judicial este viernes ha sido enviado a prisión.

El Ministerio del Interior destacó el gran número de países e instituciones implicadas en esta investigación. Y es que la operación ha sido desarrollada por la Comisaría General de Información y las Brigadas Provinciales de Información de Barcelona y Valencia en coordinación con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Además, ha contado con la estrecha colaboración del FBI, DGST marroquí, DSN austriaca, autoridades policiales alemanas y Europol además de la asistencia de las oficinas centrales nacionales españolas de Interpol y Sirene.