Detenido un yihadista «fuertemente radicalizado» en Tarragona

Los investigadores han constatado que el detenido tenía contacto frecuente con miembros de grupos terroristas en Oriente Medio.

EUROPA PRESS

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un individuo de origen magrebí en la provincia de Tarragona por su presunta relación con la célula desarticulada en mayo en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real). Este viernes por la mañana ha pasado a disposición del titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, decretando su ingreso en prisión.

El detenido llevaba más de dos años consumiendo amplios contenidos yihadistas, desde los idóneos para cometer acciones terroristas, hasta otros de extrema crudeza donde se visualizaban ejecuciones dirigidas por DAESH, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado en el que ha comunicado que estaba «fuertemente radicalizado».

Según la Policía Nacional, el arrestado seguía las mismas directrices de actuación que los detenidos en Ciudad Real, «orientadas a la captación de nuevos adeptos para la organización terrorista DAESH». Se le acusa de participación en los delitos de auto adoctrinamiento y adoctrinamiento activo.

Además de consumo continuado de material terrorista, los investigadores han constatado que el detenido tenía contacto frecuente con miembros de grupos terroristas en Oriente Medio.

La operación, realizada el pasado miércoles, ha sido desarrollada por la Comisaría General de Información (CGI), y las Brigadas Provinciales de Información de Barcelona, Tarragona y Santa Cruz de Tenerife, bajo la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y la dirección del Juzgado Central de Instrucción número Dos.

La investigación comenzó como consecuencia de una operación realizada el 20 de mayo de 2020, en la que la Policía Nacional puso a disposición judicial a dos personas en la localidad de Bolaños de Calatrava, ambos condenados recientemente por adoctrinamiento terrorista.

La Policía señaló que aquella célula de Ciudad Real se autodefinía como «los soldados invisibles de DAESH». Su líder había entrado a España de forma clandestina después de huir de Marruecos, donde había conformado una primera célula yihadista que había sido neutralizada.

Contenidos para cometer atentados

El ahora detenido tenía escasas relaciones personales en el plano físico, y dedicaba gran parte de su tiempo al consumo de contenidos yihadistas, «desde los idóneos para cometer acciones terroristas, hasta otros de extrema crudeza donde se visualizaban ejecuciones dirigidas por DAESH», según la Policía.

En el transcurso de la investigación se detectó que el detenido profesaba una «intensa actividad proyihadí», entre la que se incluía no sólo un consumo continuado de material terrorista sino también el contacto frecuente con miembros de grupos terroristas en Oriente Medio.

Además, los agentes constataron las relaciones virtuales que ejercía, con el objetivo de captar y adoctrinar a nuevos adeptos, poniendo a su disposición todo tipo de contenidos yihadistas.

Esta operación ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Direction Générale de la Surveillance du Territoire (DGST) de Marruecos y los Mossos d'Esquadra.