Momento de la detención. / pn

Desmantelada una secta chamánica que usaba potentes drogas para captar adeptos

La Policía Nacional ha detenido en Asturias a cuatro de los integrantes del grupo que incluía a menores en sus ceremonias rituales

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Efectivos de la Policía Nacional han desmantelado una secta chamánica que usaba potentes drogas ancestrales, tanto para captar nuevos adeptos como para financiarse. Los funcionarios creen descabezado el grupo tras la detención de cuatro de sus miembros –entre ellos su jefe, un ciudadano sueco- el pasado 30 de septiembre cuando se disponían a celebrar un nuevo ritual en el concejo de Langreo, en Asturias. Los arrestados, que se movían ofreciendo sus 'servicios' por diferentes puntos del territorio nacional, han sido acusados de pertenencia a grupo criminal y de un delito contra la salud pública

Según ha informado la Policía, las investigaciones comenzaron hace unas semanas tras una denuncia ciudadana al correo electrónico sectasdestructivas@policia.es, el canal del cuerpo para recibir informaciones sobre este tipo de grupos.

Las pesquisas enseguida confirmaron que, efectivamente, los detenidos realizaban «rituales con finalidades espirituales y sanatorias». Unas ceremonias que eran dirigidas «de forma mesiánica por las capacidades superiores de su líder espiritual».

Estas ceremonias –según los investigadores- se basaban principalmente en las administración de potentes psicotrópicos, como caapi (ayahuasca, una bebida de fuerte capacidad alucinógena procedente de la medicina tradicional del Amazonas), el yopo (un peligroso alcaloide inhalado que se usaba en ritos ancestrales en el Caribe), hojas de coca o rapé.

«El líder del grupo se valía de estas sustancias psicoactivas para facilitar tanto la captación como el control de los participantes en las ceremonias. En los rituales se administraban, previo pago, estas drogas, siendo, además, la forma de financiación de las actividades del líder espiritual y su familia», explicó el Cuerpo Nacional de Policía en una nota.

«Manipulación mental»

Estas sustancias psicoactivas era utilizadas, en algunos casos, como terapia sustitutiva de la medicina convencional, lo que «facilitaba la manipulación mental y situaba a los consumidores en una situación de mayor vulnerabilidad ante sus dolencias», según los investigadores.

La Policía decidió intervenir el pasado viernes a pesar de que el seguimiento del grupo todavía podía arrojar alguna información valiosa ya que la ceremonia de Langreo iba a realizarse en presencia de menores y, además, se iba a usar buena parte del peligroso arsenal psicotrópico de la secta.

En el registro de la vivienda donde se iba a celebrar el ritual los agentes se intervinieron de 5.000 euros en metálico y diversos billetes en divisa extranjera, así como diversas cantidades de las sustancias psicoactivas que se usaban en los rituales.