Carlos Lesmes, durante su intervención el pasado mes de septiembre como presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo. / EFE

El CGPJ interviene la Sala de Gobierno del Tribunal Militar Central

La imposibilidad de sustituir al presidente auditor por la reforma que impide al Consejo realizar nombramientos estando en funciones afecta ya a 48 plazas de altos cargos

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

Las consecuencias de la interinidad que vive el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), camino de cumplir tres años en funciones y sin posibilidad de cubrir las plazas vacantes por jubilación de altos cargos de la judicatura, comienza a ser visible en la organización misma de los tribunales.

La Comisión Permanente del CGPJ ha acordado este miércoles, por cinco votos a tres, asumir con carácter extraordinario las competencias de la Sala de Gobierno del Tribunal Militar Central ante la «imposibilidad de nombrar un nuevo titular».

Según ha informado el órgano de gobierno de los jueces, se ha aprobado el acuerdo de avocación de competencias después de que el auditor presidente, general Carlos Melón Muñoz, pasase este martes a la situación administrativa de reserva castrense.

La proposición de ley impulsada por PSOE y Unidas Podemos para impedir que el CGPJ pueda hacer nombramientos discrecionales en la cúpula judicial cuando haya expirado su mandato, y que entró en vigor en marzo pasado, imposibilita en la actualidad que esa vacante pueda ser ahora cubierta.

Por lo general, la Sala de Gobierno del Tribunal Militar Central no tiene un número fijo de integrantes. Desde el CGPJ han explicado que la Ley Orgánica de la Competencia y Organización de la Jurisdicción Militar establece que está formada por el auditor presidente y por la totalidad de sus vocales togados en servicio activo, sin que quepa la sustitución de estos últimos.

Sin competencias disciplinarias

Así las cosas, el número mínimo de miembros en servicio activo del Tribunal Militar Central, y por tanto de su Sala de Gobierno, debe ser de cuatro. El CGPJ señala que, al no poder acometer sustituciones, la actividad del mismo se limitará a la realización de las atribuciones básicas, entre las que no están las competencias disciplinarias militares «dado que le son ajenas».

Así, y para evitar una asunción general de competencias, el presidente en funciones del Tribunal Militar Central elevará en cada caso concreto la correspondiente propuesta motivada de actuación gubernativa o disciplinaria para que la Comisión Permanente del Consejo, presidida por Carlos Lesmes, pueda adoptar el pertinente acuerdo.

La imposibilidad de sustituir a Carlos Melón, general consejero togado, supone que los nombramientos pendientes por la renovación del CGPJ ascienda ya a 48, pudiendo alcanzar 57 de aquí a finales de año. Del total de vacantes, 42 se corresponden con la jurisdicción ordinaria y seis con la militar. Estos datos, contenidos en un informe remitido a Lesmes, también revelan que esa cifra ascenderá en nueve magistrados si la situación de bloqueo no se revierte antes de enero.

Doce de las plazas sin cubrir corresponderán al Tribunal Supremo, cuya Sala de Gobierno aprobó la semana pasada un informe en el que, como señalan desde el CGPJ, se explicaba que la situación, de prolongarse, será «insostenible» y que «va a implicar» que se dicten «aproximadamente 1.000 sentencias menos al año entre todas las salas».