Un centenar de jóvenes destrozan una masía tras alquilarla ilegalmente para una macrofiesta

ATLAS ESPAÑA

Rosa alquiló su masía para una supuesta reunión familiar de 10 personas. No sabía que esa misma noche se convertiría en una discoteca improvisada. Más de un centenar de jóvenes. entre ellos, una influencer como invitada estrella. Sin mascarillas, sin distancias, sin respetar ninguna restricción covid. Porque el ocio nocturno sigue cerrado en Cataluña y los encuentros limitados a un máximo de 10 personas. Horas y horas de fiesta. Ya lo ven, no quieren que termine. Y cuando ya no queda nadie, el panorama los delata aún más. Basura por doquier. Botellas y latas vacías. También restos de drogas por toda la casa. Ninguna estancia se salva. Mobiliario destrozado o inexistente, porque aprovechan para robar televisores. No es la primera que ocurre esto. Al parecer, hacen lo mismo cada fin de semana. Pero los mossos aún no han dado con ellos.-Redacción-