El calor extremo afecta también a la temperatura del agua en el Cantábrico