Borràs ve arbitrariedad en la aplicación del reglamento del Parlament