Complejo policial de Canillas, Madrid, en una imagen de archivo / Jaime García/ABC

Un menor asalta el mayor centro policial de España y roba dos pistolas

Los agentes ya han detenido al adolescente y han recuperado las armas cortas y la munición sustraída

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

En teoría es la instalación policial más segura de España. Es el centro policial de Canillas, en Madrid. La sede central del Cuerpo Nacional de Policía, el 'Pentágono' del CNP. Se trata del complejo que alberga las jefaturas y las comisarías centrales de la mayoría de las unidades de la institución, incluidas algunas tan sensibles como los servicios de información o la Policía Judicial, los especialistas en la lucha antiterrorista o el crimen organizado. En estas instalaciones del distrito de Horteleza también se ubica la sede central de Interpol en España.

Esta enorme instalación, al noroeste de la capital, en la que trabajan cerca de 8.000 de funcionarios, está supuestamente custodiada las 24 horas del día por multitud de agentes, al ser uno de los objetivos más sensibles del país, ya que sus ordenadores y archivos contienen datos cruciales para la seguridad nacional.

Sin embargo, una inexplicable falla de seguridad, que todavía se está investigando y que ya se barrunta va a conllevar destituciones fulminantes, provocó que el pasado domingo por la mañana al menos un menor lograra asaltar estas instalaciones.

El chaval de 17 años y español de origen marroquí, según han informado fuentes policiales a este periódico, logró sustraer dos armas reglamentarias, munición y cartucheras, que estaban en las taquillas de varios agentes.

En los vestuarios

El adolecente, sin que ninguno de los agentes que custodian el recinto se percartara, consiguió escalar los muros de tres metros del perímetro de una parte lateral cercana a la piscina, muy cerca del edificio de Logística, y durante varios minutos deambuló por el interior de los pabellones de esta pequeña ciudad, hasta dar con los vestuarios en cuyos armarios, y bajo llave, los se encontraban las armas cortas. El chico reventó las taquillas se apoderó de las pistolas y posteriormente abandonó el recinto sin que nadie se percatara y sin que saltara la voz de alarma.

Solo la detención del joven el domingo por la tarde en Vallecas puso sobre la pista a la Policía. Estaba exhibiendo una de las armas y cuando los agentes se la incautaron y comprobaron la numeración, descubrieron que era una arma reglamentaria de un agente. Al ser preguntado el titular del arma por ella, contó que la había dejado en el centro policial de Canillas y fue entonces cuando comprobaron que además de esa arma faltaba otra.

En las últimas horas, según estas mismas fuentes, han recuperado las dos armas mientras los funcionarios siguen investigando si el ladrón contó con algún tipo de ayuda y si éste chico tiene alguna relación con los grupos que merodean el cercano centro de internamiento de menores.

Los funcionarios también intentan aclarar si las armas robadas han sido utilizadas en las últimas horas en dos robos que han tenido lugar en el distrito de Vallecas.