Planta gasificadora argelina. / Reuters

Argelia pide «aclaraciones» antes del regreso de su embajador a Madrid

La confianza bilateral está «gravemente dañada» tras el apoyo del Gobierno español al plan de autonomía marroquí para el Sáhara

EUROPA PRESS Argel

El Gobierno argelino advitió este lunes de que no devolverá a su embajador a Madrid hasta que el Gobierno proporcione «aclaraciones previas y francas», ya que considera que la confianza está «gravemente dañada» tras el apoyo del Ejecutivo de Pedro Sánchez al plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental. La vuelta del embajador «será decidido soberanamente por las autoridades argelinas en el marco de aclaraciones previas y francas para reconstruir una confianza gravemente dañada», explicó el enviado especial del Gobierno argelino para el Sáhara Occidental y los países del Magreb, Amar Belani, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias oficial argelina, APS.

Belani responde así al propio Pedro Sánchez, quien este lunes manifestó su esperanza en el pronto regreso del representante argelino a Madrid. «Esperemos que dentro de un breve espacio de tiempo podamos resolver esta cuestión diplomática», aseguró en una entrevista en Antena 3.

Respecto a los que especulan con «un enfado temporal de Argelia, no están en sintonía con la realidad», afirmó Belani, que calificó las palabras de Sánchez de «ligeras» y «desconcertantes». «Se corresponden al deseo de absolverse de su pesada responsabilidad personal» en el «sorprendente» cambio de postura del Gobierno español. Sánchez «parece olvidar que España tiene una responsabilidad particular, tanto moral como jurídica, en su calidad de potencia administradora 'de iure' y en su calidad de miembro del Grupo de Amigos del Sáhara Occidental» de la ONU, añadió Belani.

Desde la marcha verde

La antigua colonia española del Sáhara Occidental fue ocupada por Marruecos en 1975 en la Marcha Verde tras un acuerdo de cesión firmado con Madrid y pese a la resistencia del Frente Polisario, que proclamó la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El alto el fuego de 1991 fue firmado por Marruecos y el Polisario con vistas a la celebración de un referéndum de autodeterminación, pero las diferencias sobre la elaboración del censo y la inclusión o no de los colonos marroquíes ha impedido hasta el momento su convocatoria.

Además, el Polisario ha dado por roto el alto el fuego de 1992 tras el desalojo de activistas saharauis del paso fronterizo con Mauritania de Guerguerat por fuerzas militares marroquíes en noviembre de 2020. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como 'tierra de nadie', mientras que el Frente Polisario lo considera territorio propio.

El último revés para los independentistas saharauis ha sido el apoyo del Gobierno español al plan de autonomía marroquí hecho público el pasado 18 de marzo en una misiva dirigida al rey alauí, Mohamed VI, un cambio de postura calificado de traición por el Frente Polisario, que recuerda que España es aún 'de iure' la potencia ocupante del Sáhara Occidental.

Por otra parte, el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, denunció este lunes en una misiva remitida a la ONU la «atroz e inhumana» represión marroquí contra civiles y activistas en el Sáhara Occidental y menciona expresamente las acciones de este fin de semana atribuidas a las fuerzas de seguridad marroquíes.

Ghali ha pedido así a la ONU la creación de un mecanismo permanente que vele por la protección de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y ha advertido de que no habrá opción de negociaciones de paz mientras Marruecos «oprima y aterrorice a civiles y activistas de los Derechos Humanos saharauis», «mientras Marruecos persista en sus acciones atroces y represivas con absoluta impunidad».

Temas

Argelia