El aprendizaje informal, alternativa a los estrictos deberes para no perder el ritmo en verano