Las altas temperaturas amenazan la vida de uno de los últimos glaciares del Pirineo Aragonés