45.000 independentistas catalanes en Bruselas

    Cargando reproductor ...
07/12/2017

La Policía de Bruselas calcula que alrededor de 45.000 personas participan este jueves en la manifestación independentista convocada por ANC y Òmnium Cultural, que arrancó con retraso en el parque del Cincuentenario.

El expresidente catalán Carles Puigdemont y la número dos de ERC, Marta Rovira, lideraron ayer una marcha independentista en Bruselas a la que asistieron cerca de 45.000 personas, en defensa de la independencia de Cataluña y para reclamar una Europa «de ciudadanos libres».

En la capital europea los dos grandes partidos separatistas cerraron filas y exhibieron unidad de acción, a pesar de que ERC no aceptó reeditar la coalición electoral con la lista de Puigdemont, y advirtieron contra las candidaturas del «tripartito del 155», en alusión a las formaciones constitucionalistas.

La manifestación tuvo a los máximos dirigentes de «Junts per Catalunya» y «ERC» juntos físicamente (el número uno de ERC es Oriol Junqueras, pero se encuentra en prisión), una circunstancia que podría no repetirse en toda la campaña electoral, pues el expresidente se mantiene en Bélgica pese a la retirada de la euroorden.

Puigdemont, que cerró el acto, tuvo que realizar un recorrido alternativo por seguridad y solo se sumó a la cabecera al término de la manifestación, a la que también acudieron otros políticos catalanes como el propio Mas o el portavoz del Congreso de ERC, Gabriel Rufián, entre otros.

45.000 independentistas catalanes en Bruselas

El expresidente de la Generalitat y los cuatro exconsejeros en Bélgica, que también intervinieron en un acto en el que sonó el Himno de la Alegría, fueron recibidos entre gritos de «no estáis solos» por los participantes, que portaban chubasqueros, bufandas y gorros amarillos, el color elegido por los independentistas como símbolo de protesta.

El exconsejero Toni Comín fue quien adoptó un tono más duro en su intervención, llamando «franquistas» al Gobierno de Rajoy.

Puigdemont y los cuatro exconsejeros en Bruselas, destituidos tras la aplicación del artículo 155 aplicado por el Gobierno para restablecer el orden constitucional y estatutario, están reclamados por la Justicia española por supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación.

Los organizadores de la marcha, los líderes de ANC y Òmnium, Agustí Alcoberro y Marcel Mauri, respectivamente, se felicitaron por la capacidad de convocatoria y una organización que ha incluido más de una docena de vuelos chárter y varios centenares de autocares.

Antes de la manifestación la secretaria general de ERC defendió que su formación forma parte del bloque de los republicanos, en el que todas las listas tienen «los mismos objetivos de entrada».

Sobre las encuestas que sitúan a Junts per Catalunya a un punto de ERC, Rovira indicó que «la mejor encuesta será la que se haga el 21 de diciembre» en las urnas y subrayó la importancia de ganar esos comicios.

45.000 independentistas catalanes en Bruselas

«O arrasamos nosotros o ellos arrasarán con todos los consensos sociales que durante tantos años hemos construido en nuestro país», alertó contra PP, PSOE y Ciudadanos.

La marcha de Bruselas solo obtuvo la reacción entre las instituciones europeas del vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Frans Timmermans, que llamó la atención sobre que las protestas relativas a la situación de Cataluña «no son de sentido único», en referencia a otras movilizaciones constitucionalistas que también han tenido lugar en Barcelona y Bruselas.

Coincidiendo con el cierre de la manifestación se celebró en la Eurocámara la conferencia organizada por el partido belga nacionalista flamenco N-VA «¿Puede Cataluña salvar Europa?» en la que el anfitrión, el eurodiputado del N-VA Mark Demesmaeker, criticó el «silencio con consentimiento» de las instituciones de la Unión Europea «hacia Madrid» mientras se «encierra a ministros catalanes y líderes independentistas».

Sáenz de Santamaría: «Están allí gracias al DNI español».

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha avisado este jueves a los independentistas que han acudido a Bruselas a manifestarse a favor del procés de que si están allí, es gracias a que tienen un DNI español y a que viven en un país que forma parte de la Unión Europa «que critican», y en el que manifestarse es un derecho.

«Están ejerciendo un derecho europeo derivado de que España forma parte de la Unión Europea, de esa Unión Europea que precisamente están criticando y algunos asumiendo salir de ella, los impulsores del viejo procés, que han criticado lo que supone la Unión Europea «, ha lamentado la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En esta línea, Sáenz de Santamaría ha criticado que los impulsores de esa marcha no duden «en echar piedras sobre el tejado europeo cuando no les secundan». «Tener un DNI español y pertenecer a la Unión Europea es lo que les ha permitid ir allí y manifestarse», ha enfatizado.

Además, ha criticado que, al contrario de lo que es habitual en las campañas electorales, que es que los candidatos pidan el voto a los ciudadanos, en el caso del expresidente catalán Carles Puigdemont y cabeza de lista de Junts per Catalunya, «algunos ciudadanos han tenido que ir a visitarle a él» a Bruselas. «Lo cual no deja de ser muy significativo en unas elecciones», ha apostillado.