La lucha contra el coronavirus

Polémico entierro de un motorista en Guía de Isora

    Cargando reproductor ...
27/05/2020

El Ayuntamiento de Guía de Isora ha lamentado la «inesperada» acumulación de personas durante un entierro celebrado este lunes, 25 de mayo, en el municipio. Tras el fallecimiento de un vecino, muy conocido y aficionado al motor, la corporación recibió una solicitud para rendirle un homenaje. Los asistentes ni llevaban mascarillas ni guardaron la distancia mínima de seguridad.

Ni eran las quince personas que permite la fase 2 del plan de desescalada por el coronavirus ni llevaban mascarillas ni respetaron la distancia mínima de seguridad exigida por las autoridades para evitar la propagación del Covid-19. El entierro de un motorista, de 36 años fallecido en la noche del pasado viernes tras impactar contra un bordillo con su moto en Candelaria y salir despedido, en el municipio tinerfeño de Guía de Isora ha causado tal conmoción e indignación por la avalancha de personas que acudieron al acto de homenaje incumpliendo todas las medidas de seguridad, un despropósito que ha circulado en forma de vídeos e imágenes por las redes sociales. El ato de homenaje, en el que alguno de los asistentes se arrancaron a bailar, tuvo lugar el pasado lunes.

Este miércoles el consistorio ha emitido una comunicado disculpándose por lo sucedido «El Ayuntamiento de Guía de Isora lamenta profundamente la inesperada acumulación de personas durante un entierro sucedido este lunes 25 de mayo en el municipio. Tras el fallecimiento de un vecino, -muy conocido en el municipio y aficionado al motor-, la corporación recibió una solicitud por parte de una asociación de motoristas para rendirle un homenaje. Se permitió –mediante autorización- el acompañamiento del féretro siempre exigiendo el cumplimiento de la normativa, con un número limitado de vehículos, en una zona anexa al cementerio y a la plaza de la Iglesia. La corporación encargó –en cumplimiento de la normativa para la fase 2- un dispositivo de seguridad para dos entierros que tenían previsto celebrarse ese día en el municipio y la Policía Local acudió e informó en todo momento a los asistentes de la necesidad de tomar las medidas de distanciamiento social para prevenir el contagio de la Covid-19, con el apoyo de AEA. Desde la corporación se reconoce que fue una situación que se desbordó de forma imprevista y que en todo momento se ha intentado actuar desde el respeto a los familiares del fallecido, sin dejar de velar al mismo tiempo por el cumplimiento estricto de la normativa tal y como han acatado otras personas del municipio desde el inicio del Estado de Alarma. Se lamenta también la molestia que esta situación excepcional pueda haber causado a la ciudadanía», explican.