El Corte Inglés disparó su beneficio neto un 25% durante el año pasado

    Cargando reproductor ...
27/08/2018

El consejo de administración del grupo celebró ayer una junta general ordinaria en la que se dio cuenta del balance positivo obtenido en 2017, con el que se encadenan cuatro años de crecimiento. Además, se aceptó la dimisión del expresidente Dimas Gimeno, tras un acuerdo

El Corte Inglés disparó su beneficio neto un 25% al cierre de su ejercicio fiscal -entre marzo de 2017 y febrero de 2018-, hasta alcanzar los 202 millones de euros, el más alto de los últimos cuatro años y que le permite encadenar cuatro años de crecimiento, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se elevó un 7,4%, hasta los 1.054 millones de euros. Estos datos fueron ofrecidos en el desarrollo de la junta general ordinaria de la compañía celebrada este domingo en Madrid en la que se aprobaron con más del 99% de los votos todos los acuerdos que figuraban en el orden del día.

Además de los resultados, el asunto más destacado fue la aceptación de la dimisión del consejero y expresidente del grupo de distribución hasta junio, Dimas Gimeno, tras haber alcanzado un acuerdo in extremis el sábado por la noche.

El Corte Inglés consolidó sus ventas en 2017, que crecieron un 2,8% hasta alcanzar los 15.935 millones de euros, la mejor cifra de negocios de los últimos seis años, después de que todas las líneas de negocio del grupo evolucionaron de forma positiva durante el ejercicio. La junta también aprobó el reparto de un dividendo de 60 millones.

El nuevo presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, transmitió a los accionistas del grupo la apuesta por consolidar la «unidad» en la compañía tras la renuncia de Gimeno y por impulsar la omnicanalidad y la internacionalización como palancas de crecimiento del grupo para los próximos años. «Nuestra prioridad es consolidar la unidad como norma fundamental y base de nuestra fortaleza. Unidad en el consejo de administración, en la dirección de la empresa y de nuestros empleados y colaboradores. Queremos que esa unión sea percibida por nuestros clientes, proveedores, por las instituciones, y por supuesto, por los accionistas», aseguró Nuño de la Rosa en su primera intervención como presidente del grupo, cargo al que llegó el pasado 14 de junio tras el cese de Dimas Gimeno.

Transparencia. El presidente de la entidad destacó en su discurso que El Corte Inglés inicia una nueva etapa en la que se quiere dar «un nuevo impulso en transparencia y buen gobierno corporativo» y ha recordado la decisión adoptada en el primer consejo de administración que presidió con la creación de las comisiones de Nombramientos y Retribuciones, y la de Responsabilidad Social Corporativa.

De la Rosa indicó que el grupo trabaja para poner en marcha un plan estratégico para el negocio de retail en el que destacar las «fortalezas» que les diferencia de los competidores y «detectar oportunidades de mejora en un entorno cada vez más complejo». Un plan que gira en torno a ser el «gran escaparate de las marcas, incluidas las propias», ya que tanto las firmas nacionales como internacionales valoran su «capacidad de construir marca», así como por la firme apuesta por la «omnicanalidad», ya que considera que tanto sus tiendas físicas como las online «deben ser las mejores».

«Los consumidores requieren experiencias integradas entre el canal físico y el digital, sin fricciones, con idéntico acceso a catálogo y oferta comercial. Se trata de una transformación cultural porque ya no existe un negocio físico y otro online, sino un único negocio integrado», recalcó.