https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Radar de tramo / P. F.

Por qué cada vez hay más radares de tramo

CANAL MOTOR

La Dirección General de Tráfico tiene en la actualidad 780 radares fijos, 1.325 radares móviles y 92 radares de tramo repartidos por toda España. Estos son los últimos datos publicados por el organismo en 2022, aunque su idea es ampliar la cifra en varios centenares más durante los próximos años.

Durante el pasado mes de mayo, la DGT anunció que insertaría 34 motos camufladas en las carreteras españolas en un intento de reducir la siniestralidad, que parece haber ido en aumento incluso a pesar de haber introducido la nueva ley de Tráfico y Seguridad Vial en marzo con esa misma intención.

Ahora, Tráfico redobla sus esfuerzos y en el pasado Consejo de Ministros se aprobaron 14 millones de euros para controlar la velocidad de los conductores, con 46 nuevos puntos de control que serán situados en todo el territorio, sin contar con el País Vasco o Cataluña, que tienen las competencias transferidas.

Estos se desplegarán en 2023, y 20 de ellos serán las ya conocidas cabinas fotográficas; 10 radares fijos y 16 de tramo, que son más disuasorios y efectivos que los tradicionales.

Precisamente ese es el motivo de la proliferación de los radares de tramo. son más efectivos y debido a su funcionamiento es más difícil presentar una justificación ante un posible recurso. Al medir la velocidad media en un determinado tramo de carretera, y tras haberse eliminado el margen de 20 km adicionales para realizar un adelantamiento, si el radar de tramo registra una cifra superior a los 90 km quiere decir que en algún momento del tramo hemos superado la velocidad máxima permitida. Y no podemos argumentar que la hemos superado para adelantar.

Los tramos de carretera con velocidad controlada equipan cámaras de visión artificial. Situadas en ambos extremos del tramo, calculan la velocidad media de cada vehículo y sancionan a los que superan el límite.

Para advertir a los conductores de la cercanía de un tramo de velocidad controlada, se señaliza con antelación con el panel correspondiente.

La DGT explica cómo funcionan este tipo de radares / P. F.

En realidad no son 'radares' propiamente dicho, como los cinemómetros. Se trata de un sistema de cámaras que graban de forma continua, se identifica la matrícula de cada vehículo a la entrada y a la salida del tramo. Un ordenador relaciona las matrículas iguales, comprueba las tiempos de paso y calcula la velocidad media del vehículo.

Cuando la velocidad media del recorrido está por debajo del límite, no hay infracción. Pero si la velocidad media del trayecto supera el límite, se tramita la denuncia de la infracción.

En 2021, el Estado ingresó 444 millones de euros en multas, un 9% más —se estima que este dato se incremente este año— y 2,2 millones de las 4,8 millones de las sanciones provinieron de radares fijos, mientras que 863.000 de las demás, fueron de radares móviles.