https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Hasta 3.800 euros de multa, prisión y 4 puntos del carné por tirar colillas desde el coche

El 3% de los incendios tiene su origen a colillas abandonadas o arrojadas desde automóviles en marcha, según datos del Ministerio de Medio Ambiente

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

Una colilla de cigarrillo mal apagada ha sido la causa del incendio que ha afectado a más de 410 hectáreas del Parque natural del Cabo de Creus, en Gerona. Una catástrofe natural que nos da una idea de la peligrosidad de tirar tanto colillas como otro tipo de objetos desde el coche.

Según datos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), el 80% de los fuegos fueron intencionados o fruto de algún tipo de negligencia o accidente. El 3% de los incendios forestales tienen su origen último en colillas de cigarrillos abandonadas o arrojadas desde alguno de los millones de vehículos que circulan en esta época del año.

Pese al descenso del número de fumadores y a la concienciación de la población sobre los incendios, aún sigue siendo uno de los graves peligros para bosques y campos. Hasta el punto en que esta conducta (arrojar objetos desde los coches en marcha, incluidas colillas de cigarrillos) está castigada con multa de 200 euros y la retirada de 4 puntos del permiso de conducir.

Según la legislación actual, incurriremos en infracción leve al dejar, verter o arrojar objetos o materiales, de cualquier tipo, en la zona de uso público. Estos actos serán sancionables con cuantías que van desde los 198 a los casi 3.800 euros. En caso de que este tipo de actos lleguen a afectar al estado de la carretera, la infracción será considerada de carácter grave y sancionable con multas que van de los 3.800 a los casi 9.800 euros.

Además, si al arrojar una colilla se provoca un incendio forestal, los culpables pueden enfrentarse a una pena de prisión de tres a seis años.

El fuego es uno de los peligros provocados por los desechos en cunetas: las colillas mal apagadas suponen un riesgo directo de incendio, y los restos de cristales pueden acumular la luz en un punto, provocando un «efecto lupa» que inicie el fuego.

El mejor ejemplo lo tenemos en el incendio del túnel de MontBlanc que tuvo lugar en 1999. En él murieron 39 personas y el túnel permaneció cerrado durante 3 años tras el incidente, con un coste de 150 millones de dólares en reparaciones y más de 800 millones de pérdidas económicas. El origen fue el incendio de un camión debido a una colilla arrojada desde otro vehículo, que prendió el filtro de aire.

Desde la DGT, recuerdan la importancia de no abandonar basura en las cunetas de las carreteras durante los desplazamientos de este verano. Según un estudio sobre el abandono de residuos en cunetas en EEUU realizado en 2009 (con una muestra de casi 10.000 personas), más del 90% corresponde a restos de pequeño tamaño: 10 centímetros o menos.

Esto se debe a que la mayor parte son colillas de cigarro (38%), papel (22%) y plástico (19%). La fuente principal de estos residuos son los propios usuarios de las vías de transporte: conductores (en un 53%) y peatones (23%). Sin embargo, existen otros factores como pérdida de cargas en camiones, coches y camionetas, así como elementos desprendidos de los propios vehículos y pérdidas de aceite de motor.