https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Accidente de tráfico en Arancón (Soria) / Efe

El coronavirus deja a 2020 con 1.370 muertos en carretera, mínimo histórico

Se registraron 385 fallecidos menos respecto al año 2019, un 22% menos, como consecuencia de las medidas restrictivas por la pandemia de Covid-19, según los datos definitivos publicados este jueves por la DGT

U. M.

El año 2020 registró un mínimo histórico de muertes por accidente de tráfico, con 1.370 fallecidos, un 22% menos que en 2019, aunque no tanto como el número de desplazamientos, que se redujo un 25%. El número de heridos se situó en 6.681, según los datos definitivos publicados este jueves por la Dirección General de Tráfico (DGT), que incluyen las personas fallecidas en vías interurbanas y urbanas durante los 30 días posteriores a la ocurrencia del accidente. El número de accidentes de tráfico con víctimas alcanzó los 72.959.

El año pasado la pandemia de coronavirus, que no solo obligó a confinar a la población en sus domicilios durante varias semanas sino que limitó la movilidad entre municipios y provincias durante varios meses. La tasa de mortalidad se situó en 29 fallecidos por millón de habitantes, una de las más bajas de toda la Unión Europea. Tan solo Suecia, con 18; Malta, con 21; y Dinamarca, con 27, registraron mejores datos. En su Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 la DGT se había marcado el objetivo de 37, cifra que ya se alcanzó en 2019.

«Estas cifras son consecuencia de la situación excepcional vivida en 2020», ha valorado Pere Navarro, director general de tráfico, en una nota difundida por el organismo. «Ahora, nuestros esfuerzos deben ir encaminados a evitar que, en materia de siniestralidad vial, se produzca una vuelta a la antigua normalidad».

La reducción de la mortalidad ha sido algo superior en ciudades (-24%) que en carretera (-21%). En vías urbanas se produjeron 395 fallecimientos, mientras que en vías interurbanas, el número de personas fallecidas se situó por primera vez por debajo de las 1.000 víctimas, con 975, lo que supone una reducción del 21% respecto a 2019. Además, en vías interurbanas se observa un descenso superior en los fallecidos en autopistas y autovías (-35%) que en las carreteras convencionales (-16%).

Los accidentes mortales más frecuentes en vías interurbanas siguen siendo las salidas de vía (un 42% de las personas fallecidas) y las colisiones frontales (un 20%). El único medio de transporte en el que se registró un aumento en el número de fallecidos en este tipo de vías fue en las bicicletas (+2 fallecidos). Desciende de manera destacable la siniestralidad de los motoristas (-34%), que supusieron 1 de cada 5 personas fallecidas (frente a 1 de cada 4 en 2019), y de los usuarios de furgonetas (-24 fallecidos). Los que menos redujeron su siniestralidad fueron los ocupantes de turismos (-17%) y de camiones de más de 3.500 kg (-9 fallecidos).

En el caso de las vías urbanas, la preocupación se centra en los usuarios vulnerables, ya que, a pesar del descenso del 26% respecto de 2019, éstos supusieron el 80% de las personas fallecidas, repartidos del siguiente modo: 153 peatones, 21 ciclistas, 7 usuarios de vehículos de movilidad personal y 134 motoristas (incluidos ciclomotores). Los aumentos en el número de fallecidos se produjeron en los turismos (+2 fallecidos) y en los camiones hasta 3.500 kg (+1 fallecido).

Las distracciones, el factor más frecuente

Por quinto año consecutivo, las distracciones fueron el factor concurrente más frecuente en accidentes mortales (estuvieron presentes en un 31% de ellos), seguidas del consumo de alcohol (presente en un 27%) y la velocidad (presente en un 25%). La distracción presenta un aumento de 3 puntos respecto a 2019, mientras que el alcohol y la velocidad presentan un aumento de 2 puntos.

Los mayores descensos de siniestralidad se produjeron entre los usuarios de furgonetas (54 fallecidos en 2020, frente a 80 en 2019), peatones (260 fallecidos en 2020, frente a 381 en 2019, un 32% menos) y motoristas (345 fallecidos, incluidos ciclomotores, un 26% menos que en 2019), si bien el descenso de peatones se concentró en vías urbanas (-38%) y el de motoristas en vías interurbanas (-34%).

Entre los que tuvieron un menor descenso en sus cifras de siniestralidad, destacan: la reducción de 80 a 71 fallecidos ciclistas, la reducción del 15% de las personas fallecidas ocupantes de turismos y la de los usuarios de camiones de más de 3.500 kg (de 55 fallecidos en 2019 a 45 en 2020). Los usuarios vulnerables fallecidos (peatones, ciclistas, usuarios de vehículos de movilidad personal y motoristas) se redujeron un 26% y suponen el 50% de las personas fallecidas.

En todos los meses de 2020, con excepción de septiembre, se registraron menos fallecidos que en 2019. Las mayores reducciones: en abril (-65%), mayo (-49%) y marzo (-43%). Los mayores descensos se produjeron en los periodos con mayores restricciones de movilidad. Así, entre el 14 de marzo (inicio del primer estado de alarma) y el 3 de mayo, el descenso fue de un 72%; entre el 4 de mayo (inicio del Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad) y el 30 de junio, de un -37%.

En todas las comunidades se redujo el número de fallecidos, con excepción de Aragón (+5), Castilla-La Mancha (+3) y Ceuta y Melilla (+1). Las mayores reducciones se registraron en País Vasco (de 65 en 2019 a 42 en 2020), Comunidad Foral de Navarra (de 31 a 20), Comunidad de Madrid (-34%), Cataluña (-33%), y Canarias (de 74 a 50).

El parque automovilístico, en cambio, creció ligeramente, un 1%, hasta 36.158.465 vehículos, aunque como publicó ayer este diario su envejecimiento se aceleró, hasta los 13,1 años de media.