https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Inauguración del Salón de VO en Sevilla / ABC

Estos son los consejos de la DGT antes de comprar un coche de segunda mano

JUAN ROIG VALOR

La escasez de semiconductores ha hecho que la demanda de los coches nuevos esté copada hasta los próximos seis meses, por lo que muchos compradores han optado por acudir al mercado de ocasión en busca de su nuevo coche.

Esto ha provocado que se dispare la demanda de modelos con menos de cinco años de antigüedad y con tecnologías híbridas, así como un aumento generalizado de los precios que se pueden encontrar en este tipo de modelos.

Sin embargo, la alta demanda de estos vehículos ya ha generado que no se encuentren tantos disponibles para la compra. Los coches con menos de tres años de antigüedad no llegan al mercado, porque los operadores de renting y alquiler han alargado sus contratos y el aumento de ventas se produce, sobre todo, en vehículos con más de 15 años de edad.

Según las cifras de la patronal de distribución Ganvam, en octubre se vendieron 157.362 coches de segunda mano en España, lo que supone un retroceso del 5,5%, encadenando nueve retrocesos consecutivos. En términos acumulados, el descenso es del 4,8% hasta las 1.522.237 operaciones hasta la fecha.

El mercado de ocasión ha sido, tradicionalmente, uno de los más opacos de la historia, sin embargo se ha transformado considerablemente en la última década, en la que los propios fabricantes han reconocido su potencial lucrativo y han llegado al mercado con sus propias divisiones de VO.

Además, también han irrumpido nuevos actores que han apostado fuerte por la digitalización en sus escaparates para ofrecer los precios más competitivos, como Sumauto o, en Estados Unidos, Carvana o Vroom.

Aunque se haya mejorado la situación de transparencia en el mercado de ocasión no significa que esta haya desaparecido completamente. Por ello, la Dirección General de Tráfico ha emitido un aviso para que los compradores tengan en cuenta ciertos riesgos a la hora de comprar un vehículo de segunda mano.

En primer lugar, conviene revisar los aspectos técnicos: la carrocería, los golpes, óxido, estado general de la pintura… Una vez revisado esto, es importante pasar a aspectos menos evidentes, como el estado de los neumáticos —que tengan más de 1,6 mm de banda de rodadura—, el nivel del aceite y el estado de la correa de distribución.

Es esencial probar el coche antes de comprarlo y estar atento para ver si existe algún sonido impropio o si todos los elementos eléctricos funcionan correctamente. Ahora es un buen momento para comprobar el interior del vehículo y ver el estado de la tapicería, de los cinturones o el funcionamiento de los asientos, así como el tacto de los neumáticos.

Así como la mecánica es relevante, es fundamental que el coche tenga todos los papeles en regla. La DGT puede emitir el llamado informe reducido de estado del vehículo, que permite saber si el coche está dado de alta o si tiene alguna incidencia pendiente, como alguna sanción pendiente o si ha pagado el impuesto de circulación.

Finalmente, Tráfico cuenta con un formulario en su página web para realizar el contrato de compraventa, un documento que protege las partes ante esta transacción así como el cambio de titularidad. Esta transacción debe realizarse justificando el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, con el modelo 620 o 61, según la comunidad autónoma.