https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Las carreteras presentan un estado deficiente en uno de cada 10 kilómetros

El «Semáforo de la Seguridad Vial» advierte de la falta de agentes y del desconocimiento de las normas de tráfico

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

España tiene un nivel de riesgo en accidentes de tráfico muy alto, con factores como el estado de la vía, el humano y el estado de vehículo como tres de las claves que intervienen en las cifras de siniestralidad.

Es una de las conclusiones del estudio «El semáforo de la Movilidad» elaborado por la empresa especializada en seguridad vial Rivekids. Según su CEO, José Lagunar, «Estamos con el semáforo en rojo, en riesgo extremo, con un nivel de riesgo en accidentes de tráfico muy alto y no vemos hasta la fecha ningún indicador que nos diga que esta situación vaya a revertir».

En el informe, elaborado a partir de los datos registrados por entidades como la DGT, Ministerio de Transportes, Asociación Española de la Carretera y Asociación Española de Guardias Civiles, denuncia los problemas existentes que tienen que ver con el estado de las carreteras, el comportamiento de los conductores y los peatones, y el estado general de los vehículos.

En el primero de los apartados destaca el mal estado general de las carreteras. El estudio ha detectado que el 10% de las vías presenta una situación muy deficiente, con un pavimento que registra el peor estado en los últimos 20 años. A ello hay que añadir las deficiencias detectadas en las señales de tráfico «de las cuales se necesitan renovar más de 374.000, y en las que hemos identificado que el 72% tienen el reflectante caducado», señala Lagunar. El estudio también refleja que las barreras de contención o guardarraíles suspenden por su deficiente estado «cuando estos elementos de seguridad pasiva son verdaderos verdugos para los usuarios vulnerables de la vía», subraya.

En cuanto a los agentes de tráfico de la Guardia Civil, el informe concluye que en se detecta una importante carencia de efectivos, «y tienen menos medios y menos formación que nunca», Así, en 2008 había más de 10.000 agentes, en 2017 había 8.672 «y actualmente incluso menos», apunta Lagunar.

Según el secretario de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Fernando García Poves, «es una situación que nosotros desde la Asociación ya veníamos advirtiendo desde hace tiempo, en relación a cuatro factores determinantes, que están poniendo en riesgo la seguridad vial: el mal estado de muchas carreteras; vehículos muy antiguos y sin un correcto mantenimiento; un incremento de la desobediencia de las normas del tráfico más básicas y una reducción de los agentes tráfico que dificulta las tareas de seguridad en la vía pública».

Factor humano

García coincide con las conclusiones del informe en cuanto a la importancia del factor humano en la accidentalidad, señalando un desconocimiento e incumplimiento reiterado de las principales normas de tráfico. En este sentido se ha detectado que el 74% de las víctimas en accidentes de tráfico son resultado del incumplimiento de normas de circulación. En este apartado José Lagunar advierte que «el peatón también es responsable de su propia seguridad al hacer uso de la vía pública. Los despistes, las acciones temerarias, la infracción de las normas de forma deliberada o los excesos son multitud de factores en los que en la convivencia vial pueden poner en peligro la seguridad vial». Así, se ha detectado que un 49% de los peatones fallecidos en accidente de tráfico estaban incumpliendo alguna norma.

Se detecta además que las campañas publicitarias de seguridad vial «no están conectando con la gente, y tienen un mal resultado, porque no consiguen reducir las cifras de accidentes y fallecidos».

Otras deficiencias son que las medidas para la obtención del permiso de conducir y su renovación tienen un amplio margen de mejora y exigencia, y la educación vial en cualquier faceta de la vida no está reglada y se imparte por colectivos minoritarios. Carece de evaluación y seguimiento, dependiendo de la propia voluntad de esos colectivos que de ninguna administración pública.

Finalmente, respecto al «factor vehículo», se constata que el 40% de los automóviles que circulan por las carreteras españolas no han pasado la ITV, y la antigüedad del parque es muy alta, con 13 años de media y con un 39,6% del parque móvil con más de 15 años, esto es 9,7 millones.

Esta antigüedad tiene su reflejo en la accidentalidad porque, según los datos facilitados por la Fundación para la Seguridad Vial, Fesvial, a 70 km/h, la distancia de frenado de un coche antiguo con las ruedas desgastadas es hasta un 53% superior a la del mismo coche con los neumáticos en buen estado. Además, los accidentes de los coches antiguos tienen un 23% más de incidencias relativas a los neumáticos y un 68% respecto a los frenos.

El Semáforo de la Seguridad Vial, en cuanto al factor vehículo, está fuertemente determinado por el estado en el que se encuentra un coche. El semáforo se encuentra en rojo, porque en España «no hay un correcto mantenimiento del vehículo, un correcto estado de neumáticos, frenos o suspensiones», señala Lagunar.

Las últimas cifras de la DGT

Según la Dirección General de Tráfico, durante el mes de abril se han registrado en la carretera 90 siniestros mortales en los que han fallecido 99 personas, esto es 25 más que en el mismo mes de 2019.

Esta siniestralidad se ha producido en un contexto de mayor número de desplazamientos (+6%); concretamente, se han registrado en todo el mes 37,6 millones de movimientos de largo recorrido, frente a los 35,4 millones de abril de 2019.

Un total de 76 fallecimientos son a consecuencia de siniestros ocurridos en vías convencionales, frente a los 23 que se registraron en vías de alta capacidad (autovías o autopistas), un dato habitual.

En función del tipo de siniestro, y según las últimas cifras de la DGT, se incrementan las colisiones de 38 víctimas mortales en abril de 2019 a las 46 de este año. También aumentan las salidas de vía con 36 fallecidos, frente a las 26 registreadas en el mes de abril de 2019.

Según el medio de desplazamiento si se comparan los registros de abril, en con el mismo mes de 2019, se incrementaron los fallecidos vulnerables (38 frente a 23) y de forma muy significativa en motos y peatones. Respecto al uso de los sistemas de seguridad, 16 fallecidos no hacían uso del cinturón de seguridad en el momento del accidente.

Temas

Motor, C-Motor,