https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Aumentan los accidentes tras prohibir superar los 20 km/h para adelantar

JUAN ROIG VALOR Madrid

El pasado 21 de marzo entró en vigor la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial y una de las medidas más controvertidas fue la de prohibir rebasar la velocidad máxima en cualquier vía, incluso en los adelantamientos. Este punto fue especialmente criticado, alegando que aumentaría la peligrosidad en vías, al ampliar el tiempo que requieren las maniobras.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, incluso llegó a admitir que, si sus datos señalaban que la cifra no era útil y aumentaba la siniestralidad, esta podría ser revertida. Sin embargo, esta decisión se tomará «después de evaluarla tras el primer año de aplicación».

Apenas ha pasado un mes desde que la nueva norma está en efecto, y es difícil saber si los conductores están respetándola o conduciendo del mismo modo en el que lo hacían hace dos meses. Es difícil medir la adaptación sin saber cuántas multas por incumplirla se han emitido.

Sin embargo, las cifras de Tráfico indican que el pasado abril aumentaron considerablemente, tanto los siniestros como los fallecidos, con 90 y 99, respectivamente. Por comparar, en 2019, los accidentes fueron 69, con 74 víctimas mortales.

De los 99 que perdieron la vida en abril —mes que coincidió con la Semana Santa y el puente de mayo—, 76 lo hicieron en vías convencionales y los 23 restantes, en autovías y autopistas. Las carreteras convencionales suelen ser mucho más peligrosas, y los adelantamientos, un factor de riesgo.

Recientemente, la DGT destacó en un tuit que «más del 70% de las víctimas mortales en siniestros se producen en carreteras convencionales y el adelantamiento es la primera causa de accidente mortal».

Los datos desglosados señalan otra realidad, siendo la principal causa de mortalidad la salida de la vía, con 36 muertos en abril. Es difícil, a posteriori, saber si estas salidas se produjeron como consecuencia de un adelantamiento peligroso o por distracciones, otro factor de riesgo contra el que lucha la DGT.

La colisión frontal se llevó 27 vidas en abril. En comparación con 2019, los datos previos al estallido de la crisis sanitaria, supone un incremento de dos víctimas. Porcentualmente, es un incremento del 8%, pero en términos de volumen es prácticamente igual.

El choque frontal, aunque está asociado a los adelantamientos, apenas representa un 10% de los fallecidos en siniestros ocurridos durante esta maniobra: el 70% se deben a la invasión del carril del sentido contrario. Los motivos pueden ser varios: velocidad excesiva en una curva, distracciones o, incluso, sueño.