https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

En la última década se ha triplicado la proporción de accidentes mortales con coches de más de 15 años / P. F.

La antigüedad del parque dispara los accidentes mortales

En el 44% de los siniestros con víctimas registrados en España está implicado un vehículo con más de 15 años de edad

PATXI FERNÁNDEZ

El parque automovilístico español se ha quedado obsoleto, ya que 22,9 millones de vehículos, 2 de cada 3, cuentan con más de una década de antigüedad y 16,2 millones superan los 15 años. La situación económica, los cambios sociales relacionados con la movilidad y la conciencia medioambiental, la crisis de los componentes o, más recientemente, la inflación o el encarecimiento del combustible han lastrado gravemente las ventas de vehículos.

De hecho, las matriculaciones se han desplomado un 35% en los últimos 3 años, convirtiendo el parque español en uno de los más antiguos de los países de nuestro entorno, que, a cierre de 2021, alcanzó una media de edad de 13,5 años. Además, la evolución de la antigüedad de nuestros vehículos arroja unas cifras preocupantes, ya que el parque automovilístico de nuestro país es un 38% más antiguo que hace una década.

Pero más allá de las razones económicas, la antigüedad del parque automovilístico español y su falta de mantenimiento tienen sus repercusiones en materia de seguridad vial. Así, en la última década, casi 2.700 personas fallecieron en accidentes con vehículos de más de 15 años y el porcentaje de coches de más 15 años que se vieron implicados en accidentes mortales se triplicó, pasando del 15% al 44% del total. La proporción de accidentes con heridos graves en los que se han visto implicados coches de más 15 años también se ha triplicado desde 2011, pasando del 12% al 39%.

Son cifras recogidas en el estudio «Coches obsoletos, riesgo real. Influencia de la antigüedad del parque automovilístico en la accidentalidad (2011–2020)» presentado ayer y elaborado por la Fundación Línea Directa en colaboración con Centro Zaragoza. Según sus estimaciones, atendiendo a la letalidad que presentan los vehículos según su antigüedad, si se lograra rebajar la edad media de los coches españoles por debajo de los 10 años, se podrían salvar anualmente hasta 260 vidas.

Los últimos meses han sido especialmente alarmantes, ya que un total de 225 personas fallecieron en las carreteras del país durante los meses de julio y agosto de este año, una cifra que representa un 19% más que las víctimas mortales registradas en el mismo periodo del año pasado y un 5% más que en el 2019, año de referencia, según el registro facilitado por AECA-ITV. De esta manera, el verano del 2022 ha pasado a ser el de mayor siniestralidad en carretera de los últimos tres años.

Además de la propia veteranía de los coches que circulan por nuestras carreteras, este informe coincide con el elaborado por AECA-ITV, ya que ambas asociaciones aseguran que los españoles suspendemos a la hora de realizar el mantenimiento de nuestros vehículos.

Aunque son muchos los factores que podrían estar generando este aumento de los fallecidos en carretera, hay uno que está impactando de forma directa: el elevado absentismo en la ITV. Según la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos al finalizar el mes de agosto el porcentaje de vehículos que circulan por las carreteras del país sin la inspección técnica al día ronda el 40%, un cifra que representa un 13% más que la registrada en el mismo periodo del 2019, cuando el absentismo en la ITV rondaba el 27%.

Pruebas en circuito

Las conclusiones de las pruebas realizadas en circuitos por Instituto de Investigación de Vehículos Centro Zaragoza son rotundas: un buen mantenimiento es más importante para la seguridad vial que la antigüedad de un coche. No en vano, la distancia de detención de un coche con los neumáticos gastados puede llegar a ser un 53% superior que la de un vehículo con sus ruedas en buen estado, independientemente de su fecha de fabricación.

En este sentido, los españoles también suspenden en el mantenimiento de los vehículos, ya que el 50% de los coches que pasan la ITV tienen defectos en la primera inspección y 1 de cada 5 cuenta con deficiencias graves o muy graves.

El gasto familiar en la puesta a punto del coche también se resiente. En los últimos 10 años, el coste medio en el mantenimiento pasó de 625€ a solo 497€, lo que supone un descenso del 20%, mientras que en la Comunidad de Madrid pasó de 578€ a 526€, un 9% menos.

En los últimos 5 años, los defectos graves o muy graves se han incrementado sensiblemente en el sistema de alumbrado (44%), dirección (34%), ruedas, ejes, neumáticos y suspensión (26%), motor y la transmisión (10%) y frenos (10%). Esta tendencia se recrudece con la antigüedad, ya que, en la ITV, los coches de más de 10 años aportan el 88% del total de los defectos graves en los neumáticos y el 93% de los de alumbrado.

Según Mar Garre, Directora General de la Fundación Línea Directa, la adquisición de un coche nuevo supone un gran esfuerzo para las familias españolas en un momento como el actual, marcado por la inflación y el encarecimiento de la financiación. Por eso, «ahora más que nunca, es vital que mantengamos nuestros vehículos en perfecto estado, que pasemos la ITV en los plazos oficiales y que hagamos las revisiones pertinentes».

En 2020, último año con datos autonómicos disponibles, la edad media de los vehículos madrileños era de 10,4 años, la más baja del país y casi tres años por debajo de la media española de ese año, situada en 13,1 años (13,5 en 2021). En el resto de las comunidades, el parque más antiguo se encuentra en Extremadura (15,1 años), Castilla-La Mancha (14,6) y Castilla y León (14,6).

Los elevados precios, la incertidumbre económica y las nuevas tecnologías que generan dudas entre los compradores a la hora de elegir un tipo de tecnología y otro son algunas de las causas que están frenando la renovación del parque automovilístico español. Desde Neutral In Motion (NIM), la asociación formada por nueve de las principales asociaciones de la automoción y vehículos de España, aseguran que para corregir esta deriva en el envejecimiento del parque se hace necesario un plan de movilidad inclusivo.

Desde su punto de vista «las administraciones deben tener en cuenta que la descarbonización no se hace en un clic», y las empresas y pymes inmersas en facilitar el derecho a la movilidad de los ciudadanos «necesitan que se facilite su transición ecológica. Y los ciudadanos necesitan una mínima seguridad al elegir cómo y dónde circular».

Por ello piden establecer una regulación unitaria para las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) obligatorias desde el 1 de enero de 2023 en todos los municipios españoles de más de 50.000 habitantes. «La descarbonización exige un modelo de movilidad multimodal y sostenible, pero no un modelo contrario a los vehículos». Para NIM, lo razonable sería que las ZBE y las restricciones asociadas se enfocasen prioritariamente al parque más contaminante, que es también el más antiguo.