Borrar

Àlex Gubern

Miércoles, 22 de marzo 2023, 12:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La automovilística española Seat logró en 2022 una facturación de 10.514 millones de euros en 2022, lo que representa un aumento del 14% con respecto a 2021, en lo que es el segundo mejor resultado en volumen de ventas en los 73 años de historia de la firma. El beneficio operativo aumentó 550 millones de euros, hasta alcanzar los 179 millones (2021: -371 millones), antes de los 293 millones de euros de costes extraordinarios de reestructuración, provisionados para acometer 1.300 jubilaciones anticipadas hasta 2026.

Las cifras representas una mejora del margen operativo de 5,7 puntos porcentuales, de un 4% negativo a un 1,7% positivo. El beneficio después de impuestos aumentó 324 millones, hasta 68 millones (2021: -256 millones), informa la firma.

Pese a las dificultades de un año en el que la producción se ha visto resentida por la falta de suministro de los semiconductores, Seat define 2022 como el año del cambio de ciclo, un ejercicio en el que pese a no alcanzar el el volumen de producción buscado (4% menos de coches vendidos), la facturación y el beneficio crecieron de manera significativa, marcando el camino para unos siguientes ejercicios que vendrán marcados por la electrificación de la compañía, que pivota, por si había alguna duda, sobre Cupra. Lo ha explicado con rotundidad el CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, esta mañana durante la presentación de resultados de la firma. «El futuro es eléctrico, y el futuro es Cupra», ha explicado.

«Al principio había gente que tenía dudas», ha reconocido Griffiths, recordando en cambio que solo en cinco años Cupra ya representa el 40% de la facturación y se espera que en 2023 ya la supere. La apuesta por Cupra es clara, ha añadido el consejero delegado, apuntando no obstante que Seat no desaparece a corto plazo, más cuando ha comenzado a reanudarse el suministro de semiconductores y se confía en una gama de productos, limitada a los motores de combustión, aún con fuerte demanda. Otra cuestión es que suceda a medio o largo plazo, en el que el futuro de Seat probablemente se encamine a ser la marca de micromovilidad urbana para todo el grupo VW.

«No podemos electrificar las dos marcas a la vez, más en esta epoca de transición. Las decisiones sobre electrificación sobre Seat se tomarán más adelante«, ha explicado Griffiths.

El regreso de Seat a beneficios se explica sobre todo por el gran empuje de Cupra, la marca deportiva que se lanzó en 2018 a modo de complemento de la matriz, y que en cinco años amenaza con canibalizarla. La rentabilidad es mucho mayor, y la apuesta de la dirección, avalada por Volkswagen, es meridiana y rotunda: la apuesta se llama Cupra.

Las cifras de 2022 confirman esta tendencia. Si entre Seat y Cupra se fabricaron 420.091 unidades el pasado ejercicio, la primera entregó 249.459, lo que representa una reducción de volúmenes del 27%. Por contra, se fabricaron 170.632 cupras, lo que implica un crecimiento del 108,5% respecto a 2021, un avance que se explica en parte por el apabullante éxito comercial del Formentor, con con 105.568 unidades ensambladas.

Las cifras de facturación de 2022 comunicados hoy de hecho confirman las previsiones y el plan estratégico anunciado en verano, cuando se adelantó que para este 2023 se espera que Cupra supere en facturación a Seat.

Si 2023 es el año de la aceleración, 2025 debe significar el de la definitiva tansformación eléctrica. Ese año deben comenzar a fabricarse en una planta de Martorell ya electrificada los vehículos de pequeñas dimensiones cero emisiones que Seat hará para Cupra (se apunta a Cupra Raval como nombre de lanzamiento) y el resto de marcas de VW. El objetivo, llegar a los 500.000 coches ensamblados, en un plan estratégico que incluye la planta de VW en Lanbaden (Navarra) y la nueva factoría de baterías de Sagunto que comienza ahora a construirse.

El cambio de rumbo ya quedó fijado cuando el CEO tanto de Seat como de Cupra confirmó en su momento que el primera eléctrico 100% que lanzó, el Born, lo haría bajo el emblema de la segunda marca. Del mismo modo, la planificación de nuevos modelos confirmada por la compañía el pasado mes de junio señala que si la electrificación es el futuro de la firma con sede en Martorell, todos ellos se lanzarán como Cupra: en 2024 llegará el Cupra Terramar, un SUV deportivo híbrido enchufable que implicará el debut de la marca en el segmento que más crece en Europa.

El Terramar estará disponible con motores de combustión, así como con una nueva generación de sistemas de propulsión híbridos enchufables que ofrecen alrededor de 100 kilómetros de autonomía en modo puramente eléctrico, ha informado la compañía. También en 2024 se lanzará el Tavascan , un SUV 'coupè' que se convertirá en el segundo modelo 100% eléctrico de la compañía.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios